Claves para una buena producción de sorgo

Son fundamentales las decisiones que se tomen al momento de implantar el cultivo, como ser la fecha de siembra y la profundidad de la semilla, así como también el control de malezas, plagas y enfermedades a lo largo de todo el ciclo productivo. El sorgo presenta ciertas ventajas respecto a otros cultivos, pero hay que saber aprovecharlas.

 

Recomendaciones para la siembra

En sorgo es fundamental lograr una muy buena implantación del cultivo teniendo en cuenta que la semilla es más pequeña que la de maíz y soja. Desde Tobin recomiendan sembrar con placa y lograr un buen contacto de la semilla con el suelo, sin sembrar muy profundo. La profundidad recomendada es de 3 cm en suelos arcillosos y 4-5 cm en suelos más arenosos.

El factor que determina el comienzo de las fechas óptimas de siembra es la temperatura del suelo. "Como parámetro para saber cuándo estamos en condiciones de empezar a sembrar sorgo se toma una temperatura promedio en el suelo de 18°C por 5 días seguidos. La temperatura se mide a 5 cm de profundidad a las 10 de la mañana y a las 4 de la tarde", sostuvo Patricio Tobin, Socio Fundador de la empresa. Como no todos los años son iguales, puede que las fechas se retrasen o adelanten en una misma localidad.

Las fechas tentativas según las zonas productivas son:

  • Zona Centro (Norte de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos y Centro de Santa Fe): a partir del 15 de Octubre hasta el 15 de Noviembre.
  • Zona sur (Centro y Sur de Bs. As., Centro y Sur de La Pampa): del 15 de Noviembre hasta mediados de Diciembre. 
  • Zona Norte (NEA y NOA): A partir del 15 de Diciembre. Acá el problema no es la temperatura del suelo, sino las altas temperaturas de Diciembre y Enero. Con lo cual, se siembra más tarde para evitar daños por exceso de temperatura. A la vez, hay una limitante con las precipitaciones, pero de haber buenas condiciones se podría estar sembrando en Septiembre.
 

Factores ambientales que mayor impactan

Como en la mayoría de los cultivos los factores que más impactan en el sorgo son la temperatura, las precipitaciones, la radicación y los nutrientes, aunque es un cultivo que tiene menor demanda hídrica que otros como la soja y el maíz.

"Teniendo el lote limpio de malezas, que es uno de los factores que más afectan el rendimiento,  y con la selección de un buen lote para la siembra, la fertilización pasa a ser clave para poder expresar los potenciales", aseguró Patricio Tobin.

 

Control de malezas

"Las malezas resistentes se pueden controlar perfectamente sembrando sorgo", afirmó Patricio y agregó: "Ya que por un lado se usan herbicidas que permiten su control y a la vez el sorgo, por su alta tasa de crecimiento y alto follaje, es un excelente competidor para las malezas".

Para poder lograr los rendimientos buscados es clave tener un lote limpio a la siembra. Para esto se recomienda usar un buena combinación de herbicidas hormonales (tipo 2,4-D) con Atrazina más glifosato, con una aplicación mínima de 15 días previos a la siembra. Luego, al momento de sembrar, se recomienda pulverizar con Glifosato y 2,4-D para matar las malezas que estén vivas o nuevos nacimientos que hayan aparecido, más la aplicación de Metolacloro (que permite tener un control residual de las gramíneas). "El Metolacloro es fundamental en esta etapa porque va a ser la última vez que vamos a poder controlar las gramíneas tipo capín o cuaresma", aclaró el entrevistado.

"No recomendamos el uso de la atrazina porque buscamos lograr el mayor efecto del glifosato en el control de malezas existentes", dijo Tobin. La atrazina secuestra al glifosato reduciendo su efectividad y, como luego de sembrado el sorgo no se puede volver a aplicar glifosato, es preferible ser efectivos sin el uso de la atrazina. "Igualmente, la atrazina se puede volver a pasar junto a Dicamba cuando el sorgo está entre la 2° y 6° hoja expandida. De esta manera vamos a lograr llegar a cosecha con un lote limpio, reduciendo la competencia de las malezas y por ende, potenciando el rendimiento del sorgo", aseguró.

 

Plagas y enfermedades

El sorgo tiene a su favor ser un cultivo que no es muy susceptible a plagas y enfermedades, por eso no requiere de grandes controles. "Sembrado en fechas normales (no muy tardías) el mayor cuidado que tenemos que tener es la aparición del pulgón verde. El mismo aparece del lado de atrás de la lámina (hoja) y es de color verde, pudiendo aparece en etapas vegetativas", comentó Tobin.

Más adelante puede aparecer la mosquita del sorgo aunque con baja incidencia. La misma generalmente aparece durante la floración y se observa en la panoja.

Por último, hay que tener cuidado en zonas más al norte y en siembras tardías con la aparición de Spodoptera.

Con respecto a enfermedades, no existen amenazas graves que requieran una aplicación segura. "Puede llegar a aparecer algo de cercospora pero sin daño en el rendimiento. Por otro lado, cuando la floración nos ocurre en meses más fríos puede aparecer Ergot en la panoja, para ello se puede usar un fungicida de manera preventiva", concluyó el entrevistado.