CLIMA
Rosario
miércoles 19
Estado clima
| 17°

Nublado parcial

jueves 20
Estado clima
| 17°

Nublado parcial

viernes 21
Estado clima
| 18°

Nubosidad variable

Administración de granos

informe | INFORME SEMANAL ARIZMENDI

Contrato de trabajo agrario y la privación de la libertad del trabajador

Suele generar muchas dudas en los empleadores sobre qué pasa cuando un trabajador es detenido por un hecho ilícito que le imposibilita poner su fuerza de trabajo a disposición del empleador por la detención.

Por Dpto. Técnico Legal Laboral de Arizmendi

  • contrato trabajo agrario y privacion libertad trabajador
    Se procede a la suspensión y no la finalización del contrato de trabajo, cuando ese proceso tiene origen en una denuncia de tercero.

En estos casos:

  • ¿Se extingue el contrato de trabajo?
  • ¿Se lo puede despedir con causa?
  • ¿Se lo puede despedir por abandono de trabajo?

Advierte el Dr. Fernando R. Bianchi, a fin de aclarar estas cuestiones, es que conforme prevé la Ley de contrato de Trabajo (Ley 20.744), que se aplica supletoriamente en el ámbito agropecuario, por disposición del Art. 2 de la ley 26.727, se suspende de hecho el contrato de trabajo cuando ha habido una privación de la libertad del trabajador con motivo de su detención en el marco de un proceso penal o contravencional.

Disponiendo la suspensión y no la finalización del mismo, cuando ese proceso tiene origen en una denuncia de tercero –es decir, no ha sido formulada por el empleador- o bien en una actuación de oficio de la policía, el Juez o fiscal, la situación incide sobre las obligaciones de trabajador y empleador y la primera consecuencia lógica es la suspensión de las obligaciones de dar ocupación y abonar salarios, por parte del empleador y la de prestar servicios por el trabajador.

El empleador que tiene conocimiento de la situación del trabajador, ante su ausencia no puede intimarlo a retomar tareas (ya que esa intimación seria maliciosa). Ello obedece a que la privación de la libertad del trabajador, en sí mismo, no justifica necesariamente el despido, dado que se trata de un impedimento para prestar servicios, ajeno a la voluntad del trabajador.

Ello, sin perjuicio, de la valoración que oportunamente efectúe el empleador respecto de si la causa de la detención configura o no injuria laboral que justifique el despido con invocación de causa.

En situaciones como la descripta adquiere relevancia, al valorar la conducta de las partes, el Art. 63 de la LCT que las obliga a obrar de buena fe, ajustando su conducta a lo que es propio de un buen empleador y de un buen trabajador, tanto al celebrar, ejecutar o extinguir el contrato o la relación de trabajo.

La LCT trata el tema específicamente en el art. 224 de la LCT el cual dispone expresamente que : “Cuando la suspensión se origine en denuncia criminal efectuada por el empleador y ésta fuera desestimada o el trabajador imputado, sobreseído provisoria o definitivamente, aquél deberá reincorporarlo al trabajo y satisfacer el pago de los salarios perdidos durante el tiempo de la suspensión preventiva, salvo que el trabajador optase en razón de las circunstancias del caso, por considerarse en situación de despido.

En caso de negativa del empleador a la reincorporación, pagará la indemnización por despido, a más de los salarios perdidos durante el tiempo de la suspensión preventiva. Si la suspensión se originara en denuncia criminal efectuada por terceros o en proceso promovido de oficio y se diese el caso de la privación de la libertad del trabajador, el empleador no estará obligado a pagar la remuneración por el tiempo que dure la suspensión de la relación laboral, salvo que se tratara de hecho relativo o producido en ocasión del trabajo”.

El último párrafo del Art. 224 de la LCT establece que si la privación de la libertad del trabajador obedece a un proceso penal originado en la denuncia de un tercero o de oficio, el empleador no estará obligado a pagar la remuneración por el tiempo que dure la suspensión de la relación laboral, salvo que se tratara de hecho relativo o producido en ocasión del trabajo.

Por lo cual, dicha detención no permite la desvinculación con causa, correspondiendo en caso de despido el pago de la indemnización por despido sin causa, ya que la jurisprudencia ha entendido que no sería causal suficiente la sola detención para considerar una causal para poner fin al contrato en los términos del Art. 242 de la LCT.

Si en lugar de despedirlo, se continua la relación, no hay obligación de pago de salarios y mientras dure la suspensión de la relación laboral el empleador declarará la relación laboral en el F. 931 de la AFIP el código de situación de revista 6 “Suspensión otras causales”, sin pago de salarios, ni computándose dicho período como tiempo trabajado.

Siendo conveniente en dicho caso comunicarle la suspensión de la relación en los términos del Art.  224 de la LCT, y conservar el puesto hasta que se resuelva la situación procesal del trabajador.

¡ENVIÁ TU COMENTARIO!

Comentar en foro