CLIMA
Rosario
sábado 24
Estado clima
| 20°

Nubosidad variable

domingo 25
Estado clima
10° | 21°

Nubosidad variable

lunes 26
Estado clima
10° | 24°

Nublado parcial

Producción de granos

informe | INFORME SEMANAL ARIZMENDI

¿Es aplicable el trabajo rotativo o por equipo en el ámbito rural?

El nuevo régimen agrario de la ley 26.727 ha dispuesto nuevas condiciones de jornadas a las que preveía la ley 22.248, y uno de los inconvenientes que plantea, se da en épocas en las que se intensifica el trabajo rural, como ser en época de cosecha o siembra, situación no contemplada.

Por Dpto. Técnico Legal Laboral de Arizmendi

  • es aplicable trabajo rotativo o equipo ambito rural
    No están comprendidos en las disposiciones de esta ley los trabajos agrícolas y ganaderos, entre otros.

A fin de poder conocer qué fija el nuevo régimen, comentamos desde Arizmendi que en este sentido la ley 26.727 en su Artículo 40 dispuso que: “La jornada de trabajo para todo el personal comprendido en el presente régimen no podrá exceder de ocho (8) horas diarias y de cuarenta y cuatro (44) semanales desde el día lunes hasta el sábado a las trece (13) horas.

La distribución de las horas de trabajo diarias y su diagramación serán facultad privativa del empleador, debiendo respetar las correspondientes pausas para la alimentación y descanso de los trabajadores, según la naturaleza de la explotación, los usos y costumbres locales; sin perjuicio de lo que pueda establecer al respecto la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA).

La distribución semanal desigual de las horas de trabajo no podrá importar el establecimiento de una jornada ordinaria diurna superior a nueve (9) horas.”

Con lo cual, queda establecido que toda aquella jornada que supere de las 8 o 9 horas diarias, será considerada como hora extra, y toda aquella que supere las 44 horas semanales, también será considerada como extra.

De esta manera, por más que no superase las 44 Horas semanales, en la distribución de la rotación, las horas en exceso después de las 9 diarias deberán ser abonadas como extras al 50% o al 100%, dependiendo que se produzcas en días de semana, sábado antes de las 13 Hs, o sábado después de las 13 Hs, domingos o feriados.

Jornada noctura

Así mismo, ha fijado la ley 26.727 con relación a la jornada nocturna, en su Art. 41 que: “La jornada ordinaria de trabajo integralmente nocturna no podrá exceder de siete (7) horas diarias ni de cuarenta y dos (42) horas semanales, entendiéndose por tal la que se cumple entre las veinte (20) horas de un día y las cinco (5) horas del día siguiente.

Cuando se alternen horas diurnas con nocturnas se reducirá proporcionalmente la jornada en ocho (8) minutos por cada hora nocturna trabajada o se pagarán los ocho (8) minutos en exceso como tiempo extraordinario.”

Con lo cual, de igual modo el exceso horario a las 7 horas nocturnas se considerará hora extra al 50% o al 100% según corresponda.

Pago de horas extras

Por otro lado, con relación a la realización del pago de horas extras, el Art. 42 de la ley dispone que: “El número máximo de horas extraordinarias queda establecido en treinta (30) horas mensuales y doscientas (200) horas anuales, sin necesidad de autorización administrativa previa y sin perjuicio del debido respeto de las previsiones normativas relativas a jornada, pausas y descansos.”

Con lo cual, no podrían fijarse jornadas de trabajo superiores al máximo legal de 9 Hs., de lo contrario, la que exceda las 9 horas será considerada extra, y en el caso de jornada nocturna no podrá superar las 7 Hs, sino también sería considerada extra.

Debiendo recordar que los trabajadores no se encuentran obligados a realizar horas extras, pudiéndose negar a realizarlas,  y en caso de realizarlas voluntariamente no podrían exceder las 30 mensuales o las 200 anuales, ya que podría llegar a ser sancionado el empleador por el Ministerio de Trabajo o la CNTA.

¿Cómo se adecua este régimen a la actividad agraria?

El legislador evidentemente no ha previsto la particularidad de la actividad agraria en la cual, la actividad no suele ser permanente en la realización de jornada extensas, sino que en determinadas épocas del año por eventos determinados como pueden ser cosecha o siembra la jornada debe ser más extensa de lo habitual ya que una vez iniciadas las labores no se pueden detener por distintas cuestiones propias de producción, climáticas, etc.

Para ello una solución podría haber sido la aplicación supletoria del trabajo rotativo o por equipos de la ley 11.544 y de los Artículos  1°, 9° y 10° del Decreto 16.115/33 y el Art. 202-L.C.T, contratando personal para estas tareas específicas.

Y si bien el nuevo régimen agrario de la ley 26.727, nada dice de la aplicación de dicha forma de trabajo, en su artículo 2° remite a la aplicación supletoria de la LCT  en todo lo que resulte compatible y no se oponga al régimen jurídico específico establecido en la ley; no pareciendo, a mi entender, que dicho régimen para estas situaciones particulares se oponga al régimen de la ley 26.727.

Sin perjuicio de ello, el legislador quizás por decisión, omisión u olvido, no ha modificado el art. 1° de la ley 11.544, el cual, justificándose en las características de la actividad y las particulares exigencias que preveían los regímenes agropecuarios anteriores, fijaba una expresa exclusión de la actividad agraria.

En este sentido, el Artículo 1º de la ley 11.544 dispone que: “…No están comprendidos en las disposiciones de esta ley los trabajos agrícolas, ganaderos y los del servicio doméstico ni los establecimientos en que trabajen solamente miembros de la familia del jefe, empresario, gerente, director o habilitado principal.”

Con lo cual explicamos desde Arizmendi que por esta exclusión que fija el Art. 1° de la ley 11.544, sería inaplicable la jornada rotativa o por equipo, ya que el legislador no ha modificado la exclusión que preveía la ley 11.544, pese a no parecer en determinadas circunstancias incompatible al régimen.

La explicación de la exclusión originariamente estaba dada por la diferencia esencial entre el sistema de jornada existente en el régimen agrario y en la vieja ley 22.248,  con el régimen laboral común, pero con la modificación de la ley 22.248, por la ley 26.727, no parecería ser tan incompatible el régimen para su aplicación en determinadas circunstancias, pero al no sancionarse normativamente la derogación de la aplicación de la exclusión de la actividad agraria a la ley 11.544, ni haber mención directa en la ley 26.727 a la aplicación de una jornada rotativa o por equipos, parecería que no sería la misma aplicable a la actividad agropecuaria.

Sin perjuicio de ello, la ley 26.727 dispone la posibilidad de fijar condiciones de labor y de Jornada ante la Comisión Nacional de Trabajo Agrario  (C.N.T.A), con lo cual en caso de presentarse situaciones de labor extraordinarias como las indicadas, el empleador que pretenda ampliar la jornada o distribuirla de modo distinto al previsto expresamente en la ley, podría requerirle a dicho organismo la autorización de la jornada indicada y en caso de recibir fehaciente autorización se podría intentar su aplicación.

¡ENVIÁ TU COMENTARIO!

Comentar en foro