La cosecha avanza sin referencia - Flavia Rossi (*)

Los precios internacionales siguen más altos que en noviembre y se observa un aumento en los premios por calidad.

Por
24deDiciembrede2010a las07:42

La cosecha de trigo avanza a buen ritmo por encima del 40 por ciento del área nacional y las perspectivas productivas siguen siendo buenas.

Los precios internacionales se mantienen mucho más arriba que a mediados de noviembre, observándose un aumento en los premios por calidad. A pesar de todo eso, el mercado físico sigue con escasas oportunidades para colocar la nueva mercadería.

El origen de esto se remonta al 2006, mientras corría la campaña 2005/06. En ese entonces el mercado de Chicago amenazó la estabilidad interna al escalar desde los 150 hasta los 470 dólares que llegaría a valer dos años después. Las medidas tomadas fueron variadas y complejas; hasta creativas. Desde el comienzo apuntaron a reducir los precios pagados internamente por los molinos, aumentar los valores recibidos por el productor, desestimular las exportaciones vía aumento de retenciones y estimular la siembra vía promesas de reintegros.

Tratar de influir sobre tantas variables al mismo tiempo es imposible, lo que quedó demostrado con el devenir de los cinco años siguientes.

Las consecuencias. El efecto más directo fue el abandono del 40 por ciento de área que hubo al cabo de dos años consecutivos, en favor de otros cultivos.

Esta situación, agravada por el clima, desencadenó la cosecha más baja de la historia en la campaña 2009/10. Sin embargo, hubo otros cambios que pasaron más desapercibidos pero con efectos mucho más nocivos sobre el circuito.

Por un lado, los precios internos se separaron de los valores internacionales.

El aumento de retenciones y el sistemático alejamiento de los FAS teóricos generaron una transferencia de riqueza desde los sectores más atomizados -que por definición tienen escasa influencia en la determinación de los precios de las commodities- hacia los demás.

Por otro, se perdió transparencia en la determinación de los precios. Hasta que la intervención se generalizara, las bolsas de comercio concentraban el mayor volumen de operaciones y las pizarras eran representativas de los valores que limpiaban al mercado.

Para el productor era fácil colocar su mercadería: prácticamente todos los días había precios sobre los puertos y 8 de cada 10 veces se negociaba el trigo artículo 12 sobre Dársena.

Si bien los molinos siguieron manteniendo el ritmo previo de molienda, el circuito se resintió con los cierres intermitentes de exportaciones. Aumentaron las operaciones directas y se perdió la referencia de precios.

Durante el 2009 sólo dos de cada 10 veces hubo pizarras y durante el 2010 directamente no hubo operaciones. La única referencia quedó en Término, que sirve de testigo del alejamiento de las paridades externas.

(*) Analista del mercado de fyo.com

La Voz del Interior.

Temas en esta nota

    Cargando...