Baja la hacienda, pero no la carne

En lo que va del mes, el precio del ganado retrocedió 13%; el consumidor no avala nuevos aumentos.

28deDiciembrede2010a las07:31

Después de un año de una suba explosiva, en diciembre el precio de la hacienda dio una tregua y ayer, con el cierre en 7,039 pesos el kilo para el índice Novillo del Mercado de Liniers (indicador de referencia en esa tradicional plaza concentradora), ya acumula una baja del 13,2% en lo que va del mes. Sin embargo, para distintos especialistas consultados, esta caída en el valor de la hacienda no se trasladará a los precios al consumidor. De hecho, como no ocurría desde hace mucho tiempo, la carne no registró aumentos para las fiestas de Navidad, pero tampoco mostró bajas. Para varios analistas, tocó un techo.

La retracción del precio de la hacienda obedece a varios factores. Por un lado, la sequía está comenzando a sentirse con fuerza en varias zonas y, ante el cambio de la situación meteorológica, no pocos productores decidieron desprenderse de su hacienda antes de lo pensado, lo que motivó una oferta mayor.

Por otra parte, con una inflación creciente, el consumidor no está avalando nuevas subas, lo que le pone un freno a la carne. Además, en un año en que se produjo el cierre de 26 plantas frigoríficas, por la caída del 25% en la faena y una merma del 59% en las exportaciones, hay menos actores operando, lo que agrega otro elemento que les saca presión a las cotizaciones.

"La seca está siendo muy fuerte en casi todas las regiones ganaderas y está haciendo que se adelanten ventas", comentó Ignacio Gómez Alzaga. Según este consignatario, con una expectativa de que podría aumentar el precio para fines de año, durante octubre y principios del mes pasado hubo productores que retuvieron ganado pensando en vender con más kilos. Sin embargo, eso sobreofertó el mercado.

El consultor Víctor Tonelli coincidió en que se registró "un poco más de oferta debido al temor por las menores lluvias". De todos modos, otro elemento no menor es que el público parece no convalidar nuevos incrementos. "El consumidor no avala una nueva suba", dijo Carlos Pujol, director de la consignataria Benito Pujol y Cía.

¿El consumidor puede esperar bajas en la carne? En principio, las noticias no son alentadoras. Alberto Williams, vicepresidente de la Asociación de Carnicerías de la Capital Federal, condicionó esa posibilidad a que matarifes y frigoríficos primero hagan lo mismo con la media res, que hoy oscila entre 16,50 y 17,50 pesos el kilo.

Baja condicionada
"Si los matarifes lo trasladan a las carnicerías, sí [puede bajar la carne]", indicó Williams, que no obstante opinó que la carne llegó a un techo.

Varios analistas tampoco esperan un alivio. "No va a bajar al mostrador porque, con poca oferta y a estos precios, el carnicero recompone rentabilidad", dijo Pujol. Tonelli fue más directo: "Cada vez que sube [la hacienda], el carnicero se acomoda al alza y no baja".

Para Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra), el precio al público, en realidad, tiene chances de seguir aumentando. Según Schiariti, esto es así porque mientras el precio del ganado subió el 174% en los últimos meses, el valor al consumidor trepó el 79,2%. "No veo bajas al consumidor; la carne tiene que aumentar para equipararse [con la hacienda]", indicó.

En este contexto, Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores de Carne (ABC), opinó que carniceros y supermercados no han acompañado la baja de la hacienda. Según Ravettino, la caída del precio del ganado va a continuar en los primeros meses de 2011. "Para nosotros, tocó un techo", afirmó el dirigente.

En un comunicado, ayer, el ABC subrayó que 2010 fue el peor año de trabajo de los últimos tiempos para la industria exportadora. Añadió que entre los factores que provocaron esta situación se encuentran las retenciones (del

Temas en esta nota

    Cargando...