Anticipan una caída del superávit comercial en 2011

Los efectos que causará sobre la cosecha gruesa la sequía que afecta al núcleo productivo atentarán en 2011 contra el superávit comercial, uno de los logros oficiales más preciados que el Gobierno buscará mantener a cualquier precio en el año electoral.

Por
28deDiciembrede2010a las07:55

El 2010 cerrará con un resultado positivo en torno a u$s 12.500 millones, gracias a que las exportaciones tuvieron una muy buena performance, pero pese a los deseos del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, las proyecciones son bastante menos alentadoras para el año que está por comenzar, coinciden los analistas.

Según las estimaciones, el 2010 cerrará con ventas al exterior por u$s 69.000 millones e importaciones por u$s 57.000 millones. Las cifras acumuladas a noviembre son de u$s 62.915 millones y u$s 51.099 millones respectivamente, que representan un aumento de 24% y 45% en comparación con el mismo período de 2009.

Para el año próximo, las exportaciones apenas crecerán 10% –de acuerdo con las proyecciones conservadoras de la Cámara de Exportadores (CERA)–, mientras los ingresos de mercadería del exterior aumentarán en un porcentaje mucho mayor, más aún en un contexto en el cual las empresas no están invirtiendo para incrementar la capacidad instalada y las políticas oficiales seguirán siendo expansivas a raíz de las elecciones.

Si las exportaciones crecieran a esa tasa, no llegarían en 2011 a los u$s 80.000 millones. Si las importaciones aumentaran 35%, alcanzarían u$s 77.000 millones, lo que provocaría una fuerte merma del superávit comercial.

Frente a este escenario, tal como anticipó este diario días atrás, Moreno comenzó a advertirles a los grandes importadores que le encomendaron la tarea de mantener el resultado de la balanza comercial de este año y que hará lo imposible para lograrlo. Es decir, ya comenzó a advertirles con que podrían aumentar los controles, si no moderan sus compras al exterior.

“El superávit del año próximo va a estar más afectado por la eventual caída relativa de las exportaciones que por una suba espectacular de las importaciones”, manifestó el presidente de la Cámara de Importadores de la Argentina (CIRA), Diego Pérez Santistéban, quien reconoció que “va a ser difícil mantener el resultado comercial de este año”.

Por otro lado, el directivo negó que los controles al ingreso de mercadería se hayan flexibilizado y remarcó que la suba de 45% de las importaciones está explicada, fundamentalmente, por el rubro autos y autopartes y energía. En cuanto a los bienes de consumo, “aumentaron 60% menos que lo que subió el total”, explicó.

La compra de autos importados está creciendo a un ritmo del 90%, en tanto la de energía aumenta al 70%. En el primer caso, Santistéban lo adjudicó a la decisión de la población a canalizar sus ahorros en autos, mientras la importación de energía claramente se debe a los problemas de escasez que afronta el país.

El Gobierno ya les pidió a las empresas importadoras de vehículos –y que no producen en la Argentina– que presenten individualmente un plan para 2011 que contemple una reducción de las compras al exterior. Se reunieron con la ministra de Industria, Débora Giorgi, hace dos semanas y en estos días le llevarán sus propuestas. 

Por Natalia Donato.

Temas en esta nota

    Cargando...