Para Felippa los precios que algunas empresas pagaron por la leche son insostenibles

Para el titular de Manfrey, abonar $ 1,80 por litro no se condice con la situación del mercado sino que responde a necesidades puntuales de empresas.

14deJuliode2011a las17:44

En lechería se viven momentos de cierta complejidad. Mientras meses atrás se hablaba del incremento de la producción y se hacía hincapié en las oportunidades que el sector muestra hacia el futuro, en el presente los productores miran con desconfianza la evolución de los precios y las implicancias que una baja tendría en los establecimientos, fundamentalmente los más pequeños.

Las pymes industriales, por su parte, sostienen que el mercado quesero está sobre- estoqueado, lo que conduce también a una caída de los precios, Felippa es un buen interlocutor para hablar sobre estos aspectos.

“En primer lugar hay que desdramatizar el tema; me resisto a pensar que el sector está atravesando una crisis. A esta situación la lechería la ha vivido muchas veces, pero creo que hay elementos diferenciadores con respecto a las oportunidades anteriores. Hoy es como si se hubiese adelantado la primavera, con un muy buen nivel de producción. Como las estructuras de secado están prácticamente a full, hay hay que destinar un volumen de leche mayor al mercado interno, que se vuelca fuindamentalmente al rubro quesos, con las consecuencias que todos conocemos”.

Sobre los precios de la materia prima, Felippa habló desde su doble rol, como empresario y productor lechero.

“Los precios que se vinieron pagando por la materia prima en algunos casos no fueron consecuencia del mercado, que permitía esos valores, sino de una situación puntual. Las empresas tenían una estructura industrial ociosa y por eso salieron a pagar valores que eran superiores a los que el mercado decía. Eso me parece que también sirvió para dar señales equivocadas a muchos productores que pensaron que el precio lo marcaba el mercado. Había una gama muy variada de precios, porque hablábamos de valores que estaban entre $ 1,50 y $ 1,55 hasta $ 1,80. Pero sabemos que un litro de leche como materia prima no puede costar U$S 0,38. Es algo irreal, imposible. También es cierto, y hay que decirlo, que estamos viviendo con un dólar un tanto mentiroso porque existe un atraso cambiario”.

Más allá de esa cuestión el empresario señaló que “hay hechos objetivos que demuestran que hoy el productor está lanzado a producir más, por la cantidad de reservas que viene realizando y por el valor de las vaquillonas, que es un elemento objetivo y claro que pone de manifiesto una realidad. En la medida en que los dos principales actores de la cadena, producción e industria, sepamos como manejar la coyuntura, me parece que estaremos sentando las bases de un futuro promisorio”.

Consultado sobre los trabajos que indican que en menos de diez años Argentina estaría en condiciones de incrementar alrededor de un 80% su capacidad de producción pero que, ante un crecimiento de un 10%, ya se plantean las situaciones que trajeron problemas al sector, indicó: “Creo que el llamado efecto péndulo que históricamente vivió la lechería es distinto en esta oportunidad. Hay un mercado demandante, que no siempre se da, y tenemos un precio internacional que a pesar de las bajas que se han dado en los últimos días sigue siendo bueno. Lo que sí notamos es que hay una brecha productiva entre los distintos establecimientos tamberos. Algunos están entre los 10 ó 12 mil litro por hectárea año y otros que están en los 4.500 ó 5.000. Ese bajo nivel de productividad seguramente tiene un costo de producción mucho más alto. Insisto en que hay que tener una visión clara para hacer un diagnóstico preciso y en función de eso encontrar las soluciones correctas. Lamentablemente se hacen diagnósticos equivocados”.

Finalmente señaló que “los que hace algunos años que estamos en esta actividad, que es tan dinámica y clave

Temas en esta nota