Se viene el robot para sembrar soja

Con fondos oficiales, una universidad de Japón desarrolla la tecnología. Fue presentada en el Inta Manfredi.

15deJuliode2011a las07:45

La escena no es de una película de ciencia ficción: un tractor de mediana potencia tira de una sembradora de soja, ante la “atenta mirada” de un robot que tiene a su cargo la ejecución de las tareas. Lo que hasta hace unos años parecía más producto de la imaginación, hoy ya cuenta con un grado de evolución que lo coloca camino a la fabricación en serie.

Con este grado de desarrollo está trabajando la Universidad de japonesa de Hokkaido, en Sapporo, y su contenido fue expuesto durante el 10° Curso de Agricultura de Precisión y Quinta Exposición de Máquinas Precisas, que tiene lugar en el Inta Manfredi. Hasta allí llegó Noboru Noguchi, referente mundial en la agricultura de precisión y el profesor a cargo del proyecto en robótica que cuenta con el apoyo económico del gobierno de Japón.

“Es parte del proyecto nacional del gobierno de Japón para mejorar la producción. Incluye el desarrollo de un robot para producir soja, trigo y arroz, que realice las tareas de siembra, aplicación de pesticidas y cosecha”, sostuvo Noguchi. El proyecto a cinco años tiene un financiamiento oficial de seis millones de dólares.

Inteligencia por sensores. Dentro del programa se han desarrollado seis tipos de robots, de los cuales el especialista japonés hizo hincapié en dos: uno que comanda un tractor a través de GPC para tareas de labranza y aplicaciones de agroquímicos, con un error de 2,45 centímetros. El tractor, luego de hacer sus tareas, es capas de volver a su estacionamiento por sí solo. El segundo de los robots es más inteligente. Además de controlar el tractor, los sensores le permiten encargarse de las tareas de siembra y pulverización, a través de mapas de aplicaciones.

La necesidad de hacerlos seguros para los trabajos a campo es un aspecto central en su desarrollo. “La seguridad es un problema a solucionar, antes de sacar el producto al mercado”, comentó Noguchi. El requerimiento es que el robot tenga la capacidad de localizar los obstáculos y su velocidad. Un láser escáner que detecta movimiento en un radio de 180 grados y hasta 80 metros es parte del equipamiento de seguridad. Cuando el escáner detecta el obstáculo, lo identifica y el vehículo detiene su marcha, hasta que el objeto salió de su espectro de lectura, y luego continúa con sus labores. Los sensores de peso y con laser también integran el kit de seguridad de estos desarrollos pilotos.

El control de gestión de los robots se hace desde una estación central y en tiempo real. Según Noguchi, el sistema permite que un solo operario haga el monitoreo de la labor que realizan hasta seis robots al mismo tiempo, con la supervisión de otra persona en el campo.

El Instituto de Investigaciones del Japón, un organismo público similar al Inta nacional, también está trabajando en un robot de cosecha, equipado con sensores de alta precisión y de bajo costo. La empresa multinacional Bosch está desarrollando este tipo de sensores, similares a lo que usan las automotrices, entre los que se destacan sistemas de radar de larga distancia y de video y sensores ultrasónicos.

La “cooperación” entre robots también está siendo desarrollada. El sistema permite que una cosechadora comandada en forma artificial pueda ser seguida por un tractor con acoplado. El láser (que reemplaza la GPC) que detecta el vehículo y lo mantiene a distancia; es lo que permite que el tractor copie la velocidad y trayectoria de la cosechadora. John Deere está trabajando en un proyecto similar, con un operario en la cosechadora y un tractor con tolva comandado por un robot.

Una necesidad. Si bien Japón es líder en la adopción de la robótica, como una herramienta para más eficientes las actividades productivas, en el caso de la agricultura extensiva, su incorporación es una necesidad.

Temas en esta nota