Gracias a la fuga de capitales, el BCRA podrá cumplir las metas de emisión

Para las consultoras, la compra de dólares del sector privado aliviará en la segunda mitad del año los esfuerzos de esterilización del BCRA. Así y todo, prevén una fuerte suba de tasas.

18deJuliode2011a las07:15

El amplio y expansivo programa monetario que la Mercedes Marcó del Pont diseñó en los últimos días de 2010 con el fin de “no esterilizar el crecimiento”, que incluyó las metas de emisión más altas de las últimas décadas, será cumplido este año por la creciente la salida de capitales que se registra en el sistema, aún con el fuerte ritmo de expansión de dinero que promueve el Banco Central.

“La historia es bastante diferente a la que teníamos a principios de año. Y lo es, básicamente, debido a que tenemos una fuga de capitales mayor a la prevista a principios de año, que hace que prácticamente el BCRA no tenga necesidad de esterilizar nada en la segunda mitad del año”, adelantó uno de los economistas que, tras las multas de Moreno a la consultoras, empezó a desarrollar con bajo perfil su actividad. Sucede, según su opinión, que “las compras de dólares del BCRA van a ser mucho menores en el segundo semestre, con lo cual si efectivamente se fugan u$s 17.000 millones en todo el año, el stock de Lebacs no va a subir en relación a su nivel actual y hasta puede caer un poco”.

En las consultoras estiman por estos días un incremento de entre 200 y 400 puntos básicos para la tasa de interés de referencia del sistema financiero local. Así la Badlar privada, que es la pagan los bancos por los depósitos mayoristas, llegaría a un máximo del 15% anual. El aumento se deberá convalidar, según pronostican, para acompañar las mayores expectativas de devaluación antes que para esterilizar la cantidad de dinero.
Marina dal Poggetto, del estudio Bein & Asociados, también destaca que la evolución de la liquidez en el segundo semestre dependerá del ritmo de la salida de capitales. Esto porque, actualmente, la creciente demanda de dólares del sector privado es compensada con el fuerte ingreso de dólares de la exportación. Pero como se descuenta que, por cuestiones de estacionalidad, esta oferta de divisas vaya disminuyendo en los próximos meses, el Central tendrá menos margen para acumular reservas inyectando dinero en el mercado. “Así, la trayectoria del dinero debería ser más moderada. Y lo que hasta ahora fue posible, que fue usar como ancla el tipo de cambio y poner tasas de interés reales negativas, quizá no sea posible hacia adelante si la oferta de dólares del sector externo no permite compensar el uso de reservas”, explicó Dal Poggeto. Si esto sucede, agregó, “deberán reaccionar las tasas de interés o el tipo de cambio”.

El agregado monetario que debe vigilar de cerca el organismo para cumplir su programa es el M2: tanto el que corresponde al sector privado, como el “total”, que incluye también al sector público. El primero de ellos es el que suele resultarle más escurridizo, porque se trata del dinero que tienen los individuos y empresas del sector privado en efectivo y en las cuentas a la vista los bancos. El Central puede, en general, solicitar a las entidades públicas que traspasen su dinero hacia plazos fijos, para acotar el avance del M2 y ampliar el M3, pero suele tener muy poco margen de maniobra cuando el dinero es privado. El M2 privado se expande por estos días a una tasa del 39,1% interanual. Y debería hacerlo, hacia fin de año, al 34,4%.

El margen que tiene el M2 privado para el segundo semestre del año es de una suba máxima de 19% frente a los niveles alcanzados en junio pasado. Hasta promediar 2011, no se advierte una desaceleración en el crecimiento mensual del M2 privado (en mayo y junio pasado crecieron apenas por encima de lo que se habían expandido en meses similares de 2010). Esto quiere decir que para cumplir con la meta de

Temas en esta nota