La crisis global congeló las emisiones de empresas argentinas en el exterior

Aumentó el costo de endeudamiento para las compañías de la mano de un riesgo país que sube más de 10% en el mes. Alto Palermo y Transener tendrían el mismo desenlace.

Por
19deJuliode2011a las08:01

La crisis global de los mercados terminó abortando las emisiones de deuda de las empresas argentinas. Ayer, YPF canceló hasta nuevo aviso su bono por u$s 300 millones que pretendía colocar en el exterior. La petrolera se suma así a Celulosa, que el viernes pasado también bajó su emisión internacional por u$s 150 millones.

Según supo este diario, la empresa dirigida por Sebastián Eskenazi desistió de emitir por la elevada tasa que los inversores iban a pedir, algo que empezó a sondearse en el roadshow que estaban realizando por EE.UU. y Europa. Trascendió que la petrolera no podía conseguir fondos al 6,5% como aspiraban inicialmente, sino más cerca de 7%. Además, como adelantó este diario, la operación hubiera sido por u$s 300 millones, el monto mínimo buscado por la compañía ya que podía ampliar hasta u$s 600 millones la colocación. Al no tener necesidades financieras, ya que la compañía buscaba fondos para realizar inversiones, es que cancelaron la operación. Por los mismos tiempos de una emisión, YPF no podrá salir al mercado hasta septiembre. Tienen que readecuar los prospectos de la emisión, lo que lleva un tiempo con los reguladores del mercado, y luego esperar a que pase el parate por las vacaciones de verano en EE.UU. y Europa. Así, hasta septiembre, si es que lo decide la petrolera, no habrá chances de colocar los bonos.

“También está la cercanía de las elecciones, que en esta oportunidad no tuvo peso pero que más cerca de los comicios agregará algo de incertidumbre a los precios”, decía una fuente ligada a la operación.

Celulosa, la fabricante de pulpa y papel, había anunciado el viernes pasado que “debido a las circunstancias absolutamente extraordinarias que se encuentran atravesando los mercados internacionales durante las últimas semanas y la alta volatilidad de los mercados de Estados Unidos y Europa” decidió posponer la emisión de una ON por u$s 150 millones con vencimiento en 2018. La emisión que la compañía anunció reencarará “en caso de que en un futuro próximo existiesen condiciones favorables en el mercado de bonos a nivel local e internacional” se enmarcaba en un programa vigente que permite a la empresa emitir instrumentos de deuda por hasta u$s 280 millones.

Otras compañías que tenían planes de emitir, y que seguramente tendrán complicaciones, son Transener y Alto Palermo (APSA). La transportadora de energía eléctrica controlada por Pampa Energía presentó una propuesta para canjear la deuda vigente en bonos corporativos. La misma implica canjear los actuales bonos por u$s 151,3 millones con una tasa del 8,875% anual con pagos semestrales y con vencimiento en 2016, por nueva deuda al 9,75% anual con vencimiento en 2021.

La controlada por el Grupo IRSA tenía en estudio –incluso no fue presentado a CNV– una oferta secundaria de acciones por hasta u$s 500 millones. Alrededor de u$s 37 millones que pretendían obtener con la ampliación de capital eran para recomprar bonos con vencimiento en 2014, según el banco MBA Lazard.
Lo cierto que si bien varias empresas tienen un rating muy superior al país, el aumento del riesgo también les hará pagar un costo mayor. El EMBI argentino sube más de 10% en julio y casi 26,5% en el año, todo esto encarece las emisiones corporativas.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota