Terminó la campaña agrícola y los fideicomisos ganaron hasta un 30% en dólares

Para la temporada 2011-2012 esperan una rentabilidad similar. De todos modos, los expertos recomiendan ser más conservadores y hacer coberturas futuras de precios.

Por
19deJuliode2011a las10:04

Con las turbulencias financieras globales, cada vez más gente se pregunta dónde poner la plata. Una opción pueden ser los fideicomisos agropecuarios, que ganaron hasta 30% en dólares en la campaña que acaba de finalizar y prometen una renta similar para la campaña que arrancará a fin de mes.

De todos modos, los fideicomisos más conservadores obtuvieron una renta del 22% neta para el inversor, ya que contrataron un seguro multirriesgo, que sacó siete puntos de rentabilidad, y una póliza contra el granizo, que quitó otro punto, pues no fue necesario utilizarlos.

Para la campaña 2011-2012, que arranca a fin de mes y se extiende hasta junio del año próximo, esperan una renta similar, y la inversión mínima es de u$s 10.000, aunque en otros pools tienen un piso de u$s 15.000.

¿Cómo elegir un fideicomiso? Daniel Miró, titular de la consultora Novitas, aconseja elegir aquellos en donde se hagan coberturas futuras de precios de la soja, de modo de evitar el riesgo de una potencial baja, ya que los precios internacionales pueden llegar a caer.

“Hacer una cobertura de precio es fundamental. En la crisis financiera del 2008 todos los pools de agro perdieron un promedio del 30%, mientras nosotros ganamos 14% gracias a esto”, explican desde una firma agrícola.

Otra de las cuestiones que a las que el inversor debe prestar atención es quién es el fiduciario del fideicomiso, que será quien controle que el dinero aportado se destine realmente al alquiler de los campos (que se lleva el 50% de la inversión total) y a la siembra.

En términos de cobertura, es clave la diversificación geográfica, de cultivos y de semillas, de modo de no tener sólo soja, sino también maíz y girasol. Otro punto es tener asesoría permanente de empresas que hacen pronósticos climáticos.

Diego Giacomini, profesor de la UBA y consultor asociado de Economía y Regiones, aconseja mirar la probable evolución de los precios internacionales y la demanda mundial, que en el caso de la soja aumenta 3,5% anual, impulsada por el consumo de China.
Sin embargo, existe un factor de riesgo bajista en los precios, a partir de un potencial endurecimiento de la actual política monetaria laxa por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos. Si el escenario financiero mundial cambiara y Estados Unidos comenzara a endurecer su política monetaria, la liquidez internacional mermaría, los rendimientos y el costo de capital se incrementarían a nivel global, y los precios de la soja podrían bajar o detener la suba, el ingreso de ahorro externo a Brasil se reduciría y el nivel de actividad de Brasil se deterioraría. Bajo este escenario, se esperaría un descenso en los precios de la soja a nivel mundial, que reduciría el valor de los arrendamientos agrícolas.

Asimismo, los costos de producción se han visto incrementados como consecuencia del aumento de los precios agrícolas. El valor de los alquileres para la campaña 2010-2011 se ha visto afectado por la suba de los precios de los commodities, ya que se pactan en montos equivalentes a kilos de soja. Adicionalmente, el resto de los insumos (semillas, fertilizantes y ciertos agroquímicos) también han sufrido aumentos significativos debido a su relación con los precios del petróleo o de los granos.
En cuanto a los servicios necesarios para la producción, se han incrementado sólo como consecuencia de la inflación existente en nuestro país, aunque no con el mismo impacto que el resto de los costos.

Por Mariano Gorodisch.

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota