El público desoye consejos oficiales y el dólar sube a $ 4,16

En la city, el billete al público trepó un centavo. El mayorista lo hizo casi en la misma proporción y cerró a $ 4,136. Hubo más demanda y el Banco Central tuvo que vender u$s 40 millones en el contado, aunque convalidó la suba. Preocupa al Gobierno la persistente dolarización de pequeños ahorristas.

Por
20deJuliode2011a las08:09

El pedido de Cristina a los argentinos durante el 157 aniversario de la Bolsa de Comercio de no apostar por el dólar pareció disparar más bien el efecto contrario. Un día después de los “consejos” oficiales, la demanda verde se reforzó en ambos circuitos.
En el segmento mayorista, los grandes jugadores –tanto empresas como bancos– decidieron posicionarse en dólares y el tipo de cambio registró una de las mayores subas intradiarias en este segmento en al menos tres meses, escalando casi un centavo. La divisa terminó la jornada cotizando a $ 4,135 para la compra y $ 4,136 para la venta, ocho milésimas de peso por encima del final del lunes.

Las órdenes de compras privadas, sumadas a una reducción en la oferta de divisas por parte del sector agroexportador (ya pasó la época más fuerte de liquidación), forzaron al Banco Central (BCRA) a instalarse del otro lado del mostrador y atender casi en soledad a la demanda. No obstante, la entidad conducida por Mercedes Marcó del Pont no fue lo suficientemente agresiva para contener los pedidos y sólo vendió cerca de u$s 40 millones en el contado y casi ni utilizó la usual estrategia en los mercados de futuros para disipar la demanda.

De alguna forma, la lectura de la city es que el organismo convalidó la suba. Pero en las mesas están convencidos de que si la presión persiste durante las próximas jornadas, el ente saldrá con artillería pesada. “La perspectiva es que el dólar está barato ahora y que va a subir. Detrás de las palabras de la presidenta el mensaje es que hay una aceptación de que la fuga de capitales preocupa”, comentaba un operador de un banco extranjero líder.

Pero lo que más inquieta tanto en Balcarce 50 como en Reconquista 266 es la demanda del público. Ayer, en el microcentro porteño, el billete subió un centavo hasta $ 4,11 para la punta compradora y $ 4,16 para la vendedora. El “chiquitaje” –como se suele llamar en la jerga financiera a los minoristas– no se puede domesticar con movimientos del BCRA, que inciden en el mercado mayorista. Y a pesar de algunas regulaciones, como pedir más información al público para operar en cambios, la historia demuestra que frente a estas situaciones peligra el concepto de mercado único.

La presión recae entonces sobre las espaldas de Marcó del Pont. El Central no puede resignar reservas con fuertes vencimientos de deuda por delante. El 3 de agosto debe afrontar uno de los pagos más importantes del año: los u$s 2.200 millones del Boden 2012. Por otra parte, necesita comprar dólares sin que se le escape demasiado la expansión monetaria (cada vez que adquiere divisas, vuelca pesos) y evitando un efecto contagio del público.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota