Vuelven a temblar los bancos europeos

Tras la breve tregua de la semana pasada, la sangría se reanudó. El viernes había sido la advertencia de Fitch y ayer fue la decisión de Moody’s de rebajar la nota griega tras el anuncio del rescate. Italia y España volvieron a quedar bajo ataque, con rojos de 2,5% y 2%. Si bien preocupa (y mucho) los pocos avances generados en el Congreso de Estados Unidos, la aversión al riesgo europeo plantó bandera. Y hoy podría seguir.

26deJuliode2011a las07:43

Si el olvido es, como dicen, una forma de la libertad, ayer, en Europa, todos estuvieron bajo arresto. Quebró Grecia, algo que parecía probable y para los inversores la pregunta que gravitó con peso propio fue... ¿y ahora?

Tan peregrina (pero trascendental) interpelación circuló desde muy temprano en los laberínticos pasillos que dibujaron algunos informes de expectativas de mercado que no veían con buenos ojos la situación de otros países igualmente complicados como Irlanda y Portugal.

Sin embargo, fueron las agencias calificadoras de riesgo las que eligieron trabajar una respuesta más abarcadora. Moody’s bajó la calificación de la deuda griega hasta el borde del default al considerar que el segundo paquete de rescate del país heleno sólo “compra tiempo”.

A esto se agregó un dato no menor: con pocos avances, si bien el dolor de cabeza marca “Estados Unidos” mandaba en las mesas de dinero, y mientras el mundo financiero entero miraba (buscaba) afanosamente algún indicio de avance en las trabadas negociaciones del Congreso de EE.UU. para elevar el tope de deuda, los mercados europeos de Italia y España se derrumbaban más del 2%.

En este universo, el sector financiero dijo presente y evidenció una fuerte desmejora. Entidades italianas y españolas llegaron a perder hasta 8% al compás de las preocupaciones en torno a la situación de la zona euro. En Italia, donde los bancos han vivido una difícil jornada, se tuvieron pérdidas como en el caso de Intesa de 8,33%, Banca Popolare di Milano (-8,32%) y Banco Popolare (-8,07%), mientras que Monte Paschi, Unicredit y Unibanca perdieron más de un 7%. La banca española también sufrió. BBVA y Santander cayeron 3,48% y del 3,21% respectivamente mientras que para Bankinter y Popular perdieron 4,84% y 4,79%. Bankia y Banca Cívica, protagonistas la semana pasada tras su salida para cotizar en bolsa, no anotaron pérdidas.
En Estados Unidos, el Dow arrojó una caída de 0,7% mientras el S&P 500 retrocedió 0,5%. La ansiedad de los inversores seguía siendo alta y esto se reflejaba en el índice de volatilidad VIX, que saltó 10,5%.

“Si escuchan todas las opiniones y leen todos los medios, el 2 de agosto tiene la posibilidad de ser uno de los peores días de la historia, si no se eleva el techo de endeudamiento”, dijo Hank Smith, presidente de inversión en Haverford Trust Co. en Filadelfia. “Pero el mercado no está reaccionando como si eso fuese a suceder”, agregó y señaló que “los políticos están siendo políticos (...) pero cuando lleguen al borde del abismo, no van a saltar. Elevarán el techo de la deuda”, señaló.

El Merval también saldó la jornada con una caída del 0,7%. En esta línea, entre los papeles líderes sobresalieron las mejoras de Petrobras Brasil (+2,42%), Edenor (+2,03%), Transener (-0,72%), Siderar (+0,29%), y Petrobras Argentina (-0,24%).
En la vereda de enfrente se encolumnaron Comercial del Plata (-2,58%), Banco Francés (-2,52%), Banco Hipotecario (-2,48%), Telecom (-2,27%), Tenaris (-1,88%), y Grupo Financiero Galicia (-1,76%).

Según los analistas, no ayudó la falta de acuerdo en EE UU entre demócratas y republicanos para elevar el techo de gasto antes del 2 de agosto.
Mohamed El-Erian, responsable de inversiones de Pimco, el mayor fondo de deuda del mundo, señaló que EE. UU. puede perder su rating incluso aunque se llegue a un acuerdo para el techo de gasto. La incerti

Temas en esta nota