Inversores buscan títulos en dólares y el riesgo país baja más de 8% en cinco días

El riesgo país de la Argentina se ha reducido más del 8% en tan solo cinco ruedas, perforando con cierta holgura –ahora así– la barrera de los 600 puntos básicos. Esto se produjo porque los bonos en dólares están más demandados. No son los que ostentan las subas más fuertes, pero son tomados como refugio, sobre todo los que vencen a mediano plazo.

Por
26deJuliode2011a las07:48

Así, el EMBI de Argentina bajó ayer 2,37% hasta los 577 puntos; reduciendo el aumento a 1,58% ahora que supo estar más de 10% arriba.
Las razones de la mejora de los bonos recaen en la dolarización constante de los ahorristas: mientras que los minoristas más tradicionales compran dólares en los bancos y casas de cambio (hasta en el circuito informal); aquellos con un poco más de decisión al riesgo adquieren títulos públicos. La cierta tranquilidad en el mercado de bonos se refleja también en el contado con liquidación, la operación de compra/venta de bonos para fugar capitales. El dólar implícito de esta operatoria está en $ 4,21 cuando llegó a estar más de $ 4,40 durante mayo. Que los títulos en dólares sean mucho menos volátiles que los emitidos en pesos hacen que tengan atractivo para el ahorrista local que no busca hacer trading constantemente.

La mayor demanda por bonos en dólares también empezará a tomar color en una semana por la reinversión del pago del Boden 2012. El miércoles próximo el Gobierno pagará u$s 2.200 millones por el vencimiento de este título. No se reinvertirá en esa emisión, que paga menos del 4% de rendimiento. Seguramente empezarán a demandarse otras especies, como el Boden 2015, considerado como el heredero natural y aquél que ostenta un retorno del 7,62%.

Así las cosas, los títulos en dólares siguen presentándose como una alternativa a las emisiones en pesos y a la incertidumbre global. Saben los inversores que el pago de los bonos está asegurado por lo menos este año con los dólares del Banco Central. El dato no es menor teniendo en cuenta la incertidumbre que existe a un default en Europa y ahora también en EE.UU.. Si bien los especialistas dicen que la puja en el Congreso estadounidense por el límite de deuda es un “circo político”, lo cierto es que tienen tiempo hasta el martes 2 de agosto, precisamente un día antes que el Gobierno argentino cancele el pago del Boden 12. Sería por demás asombroso que un deudor casi crónico como la Argentina honre sus compromisos y que EE.UU. termine coqueteando con un mini default.

El riesgo país local, de todas formas, es uno de los que más sube este año. El sobreprecio que pagaría el país en comparación con un bono del Tesoro del EE.UU. se encarece 16%; mientras que en el caso de otros latinoamericanos se reduce hasta 20% como Colombia, el de Brasil cede 16% y el de Uruguay con una baja del 11%.

Más allá de que los pagos estén asegurados, los inversores demandan siempre un premio mayor para comprar deuda argentina. La incertidumbre electoral de caras a octubre podría redundar en un costo mayor las semanas previas a los comicios.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota