Se acelera la inflación de la clase media: suben prepagas, garages, naftas y seguros

Consumos habituales de sectores medios como alimentos de mejor calidad, naftas y seguros registran alzas. Advierten sobre nuevos incrementos luego de las elecciones.

Por
28deJuliode2011a las09:27

Los pedidos informales de algunos funcionarios a empresarios para que demoren remarcaciones hasta noviembre y la multiplicación de los planes “para todos” no alcanzan para contener los aumentos en productos y servicios sensibles al bolsillo de la clase media en la antesala de las elecciones primarias, previstas para el 14 agosto.

Desde hoy, y por gestiones de los hombres de negocios frente al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, habrá subas en algunos productos alimenticios, en continuidad con la política de control de precios que aplica el funcionario desde hace años. La parte principal de los retoques, como suele ocurrir, se la llevarán los denominados productos premium, más sofisticados y dirigidos a los sectores de clase media y alta.

Esa es sólo una muestra dentro de un universo de precios de productos orientados a los sectores más pudientes que tienen clara orientación hacia el alza. Se suman, por caso, las prepagas, los seguros para autos, los garages y las naftas, que se llevan una parte importante del gasto de una familia promedio.

Quienes degusten el café Cabrales notarán hoy, si es que la empresa utiliza la concesión hecha por Moreno, una suba de entre un 3% y un 9% en sus productos. Y el viernes ocurrirá algo similar con la fabricante de lácteos Milkaut, que tiene el visto bueno para retocar hasta un 5 por ciento. En ambos casos, los productos más sofisticados acusarán una suba mayor.

Se trata de una extensión de aumentos “en atmósfera controlada” por Comercio Interior. En los últimos días le tocó a otros productos que no se ubican entre las ofertas más baratas: Fratelli Branca, Pepsi, Quickfood, Escorihuela, Coca Cola y Bimbo, entre otros.

El precio de la movilidad

El corazón de los aumentos de la clase media parece ser el automóvil. Los estacionamientos también parecen inmersos en una espiral de aumentos que incluso atenta contra el negocio, según sostienen sus referentes. En junio hubo retoques en torno a un 20% y habrá nuevos ajustes en los próximos meses. Eduardo Sánchez, presidente de la Cámara de Garages y Estacionamientos (AGES), lo explicó a El Cronista de esta manera:

“Hoy el valor promedio de una cochera en el país es de $ 450 por mes, pero por nuestros costos y los aumentos salariales a los empleados debería costar $ 800. El problema es que la gente tiene que tener más plata”. Y acusó que si el negocio fuese tan bueno no “cerrarían unos tres estacionamientos por semana”.

El lunes, en tanto, YPF, que tiene un 60% del mercado de combustibles, aumentó un 5% promedio sus naftas, pero el salto más alto fue en la premium. Shell tomó una medida similar y el resto de las grandes también lo hará. Con un agravante: si bien esa nafta trepó en promedio más de un 18% en el año –en enero costaba $ 4,899 el litro y ahora llega a los $ 5,70–, aún está muy lejos de las referencias regionales, como Brasil, Uruguay y Chile.

Los seguros de autos, por caso, tuvieron un incremento paulatino de entre un 5% hasta un 15% que comenzó en mayo y, según las compañías, terminará de acomodarse en agosto.
En casi todos los sectores, además, en especial en los controlados de alguna manera por el Gobierno, preparan reclamos de aumentos después de las elecciones de octubre. En la lista figuran, por caso, subas en colegios privados y peajes, entre otros.

Por Pablo Fernández Blanco.

Temas en esta nota