Caña y azúcar: exigen que se declare la emergencia

La iniciativa está siendo impulsada por la Federación Económica de esa provincia.

Por
29deJuliode2011a las07:39

La Federación Económica de Tucumán (FET), elevaron una nota al Gobierno, solicitando que se declare la Emergencia Agropecuaria debido a las pérdidas ocasionadas en las heladas a los cultivos de limones y cañas de azúcar, que son pilares de la economía provincial.

Las intensas heladas que se registraron en la provincia entre los últimos días de junio y la primera quincena del mes en curso ocasionaron graves daños en los cultivos de limones y de caña de azúcar, las dos principales producciones de nuestra provincia.

El titular de dicha entidad, Raúl Robín, aseguró que hicieron este pedido como una manera de interceder a fin de aliviar la situación que atraviesan los agricultores tucumanos, en especial quienes se dedican a  dichas producciones.

Robín detalló que los citrus y los cañaverales son los que más acusaron el golpe del clima extremo, que también afectó a la horticultura y, en menor medida, a las frutillas y arándanos.

El presidente de la FET aclaró que la solicitud elevada al Ejecutivo tucumano, que aún se encuentra bajo estudio, abarca a todos los sectores, aún a sabiendas de que no será respondida en esos términos.

La idea, explicó, es que cada rubro de la producción primaria de Tucumán sea sometido a un exhaustivo análisis, que determinará cuales quedarán bajo el paraguas protector de la medida, especialmente impositiva, y que trato diferencial recibirán en virtud del grado de afectación que se registre en cada uno de ellos.

Para graficar este punto, Robín puso como ejemplo la diferencia que hay entre el daño sufrido por el limón y la forma en que este puede manifestarse en la caña de azúcar. Y explicó, a la prensa local,  que en el primer caso, al tratarse de una fruta que ya está lista para ser exportada, el perjuicio es mucho más directo, mientras que en el segundo, la pérdida de rinde de la materia prima azucarera se siente en forma progresiva.

El Poder Ejecutivo está facultado por ley a declarar la emergencia agropecuaria y quienes accedan a este auxilio podrán gozar de exenciones impositivas, tanto provinciales como municipales, diferimientos tributarios y renegociación de plazos a la hora de afrontar vencimientos en la devolución de créditos, lo que en la práctica implica ponerlos a salvo de eventuales ejecuciones.

El pedido de la FET deberá ser definido en el ámbito provincial, desde donde en caso de encontrar eco favorable, accederá a la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria, que sesiona en el seno del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación.

Este organismo definirá la posibilidad de que los mismos beneficios que se otorgan a nivel provincial, sean aplicados en el ámbito federal, completando el blindaje de los productores afectados por las heladas.

Temas en esta nota