Pronostican una siembra récord

Si el clima acompaña, la Argentina terminará 2011 con una siembra récord. En concreto, este año se implantarán entre cereales y oleaginosas de 34,1 a 34,35 millones de hectáreas, superando, aunque levemente, a los 33,8 millones de hectáreas del ciclo pasado.

01deAgostode2011a las07:11

"Sin dudas, esto tiene que ver con los precios", dijo Gustavo López, analista de Agritrend. Según López, entre julio del año pasado y el actual, los precios que recibe el productor muestran un incremento de casi 15% en trigo (subieron de US$ 150 a 170 la tonelada), 40% en maíz (pasaron de US$ 120 a 170) y 37% en soja (se incrementaron de US$ 230 a 315).

Entre los cultivos que más crecerán están el maíz y la cebada cervecera. El caso más importante es el del maíz, que se empezará a sembrar en septiembre próximo. El año pasado, según Agritrend, el maíz cubrió 4,33 millones de hectáreas (entre grano comercial y destino ganadero), pero ahora saltaría hasta 4,7 millones de hectáreas. De hecho, las empresas semilleras prevén inclusive que pueda alcanzar cinco millones de hectáreas. Hay empresas del rubro que agotaron su disponibilidad de algunas semillas.

La contracara del maíz es la intervención oficial. Por las trabas a la comercialización, donde el Gobierno regula las exportaciones, los productores están percibiendo US$ 40 menos por tonelada. Además, el oficialismo ni siquiera dio señales para otorgar Registros de Operaciones de Exportación (ROE) para la nueva campaña. Hay temor de que, sin nuevos permisos, haya una baja en los precios. "El mercado tiene que estar libre", dijo Santiago del Solar, presidente de la Asociación Maíz y Sorgo Argentinos (Maizar). Gustavo Oliverio, coordinador de la Fundación Producir Conservando, cree que, sin restricciones, el maíz inclusive podría tocar los 5,5 a 6 millones de hectáreas.

La soja, igual
Incluso, para Agritrend, "sin restricciones, habría precios más altos y más hectáreas" en todos los cultivos que se siembran en el país.

Otra situación vive la soja, que, según Agritrend, no crecería de superficie. El año pasado cubrió 18,65 millones de hectáreas y ahora su área rondaría entre 18,3 y 18,5 millones de hectáreas. Una de las explicaciones es que la competencia del maíz, que en las zonas más productivas arroja márgenes más importantes, le estaría restando hectáreas a la oleaginosa. Una aclaración importante que hacen desde Agritrend es que, si bien el total sembrado da un récord de 34,1 a 34,35 millones de hectáreas, eso debe ser leído más como "una mejor utilización del área" y "no una expansión".

La explicación es que en el total proyectado están consideradas las hectáreas que, después de levantarse la cosecha de trigo, van a lo que se llama siembra de segunda de soja. Es decir, se hace sobre el mismo trigo, pero sin agregar hectáreas adicionales para ello. Con esa soja de segunda se van a implantar este año entre 3,2 y 3,25 millones de hectáreas. Si no se considerara esa situación, el total ocupado de hectáreas entre todos los cultivos sería 31,1 millones de hectáreas, una cifra levemente por encima del último ciclo.

Al margen de esto, otro dato importante que surge del relevamiento es que habría una baja de lo que el Gobierno dio en llamar "sojización". En 2008/2009, el complejo oleaginoso, en su mayor parte soja, llegó a representar el 67% del área total sembrada. Ahora, por la mayor participación de varios cereales, podría bajar hasta el 63 o 61 por ciento.

Pese a estas noticias, los productores se quejan de la suba de los costos. "Los granos aumentaron un 30-40 por ciento del ciclo anterior al actual, pero hubo un correlativo incremento en los costos de implantación y protección, principalmente en fertilizantes, semillas y agroquímicos", dijo Juan Balbín, presidente de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea). "Con esta suba promedio de

Temas en esta nota