Alerta empresaria por medidas de Brasil para defender su industria

Aplicará u$s 16.000 millones en reducción de impuestos para compensar la apreciación cambiaria. Textiles, calzado, automotrices y otros sectores, en la mira.

Por
03deAgostode2011a las10:37

El gobierno de Brasil anunció ayer un ambicioso paquete de estímulo a su industria para intentar paliar los efectos de la apreciación cambiaria y puso en alerta a las empresas argentinas, siempre sensibles a medidas que afecten la competitividad con el país vecino.
Las medidas (que se detallan en la pág. 11) suponen una exención impositiva de u$s 16.000 millones hasta diciembre de 2012 para las industrias mano de obra intensivas, devoluciones impositivas inmediatas para la compra de bienes de capital y las exportaciones, un aumento en los fondos disponibles para préstamos en el Banco Nacional de Desarrollo (Bndes) y mayores controles de calidad sobre bienes importados. A su vez, el sector automotriz recibirá beneficios extra para invertir en innovación y desarrollo y otros recortes impositivos.

Este paquete fue recibido con cautela en el mundo empresario argentino. Según se informó, el beneficio impositivo redundará en un menor pago de aportes y contribuciones patronales. De esa forma, la administración de Dilma Rousseff buscará ganar parte de la competitividad que pierde por la apreciación del real. “Hay que ver cómo repercute eso en los sectores sensibles”, dijo un hombre vinculado a la industria argentina. El foco de atención, para la UIA, estará en las empresas textiles, de calzado y fabricantes de muebles y autopartes, entre otras.

Las medidas llegan un día después de que se conociera un nuevo déficit comercial récord con Brasil. El rojo alcanzó los u$s 3.000 millones en siete meses. A pesar de las numerosas trabas al ingreso de productos aplicadas por la Argentina y las también crecientes restricciones brasileñas, el intercambio ascendió a los u$s 22.000 millones a julio.

Y se conocieron cuatro días después de que la presidenta Cristina Fernández visitara Brasilia, acompañada por funcionarios y una delegación de empresarios, encabezada por el presidente de la UIA, José De Mendiguren. Según fuentes oficiales, Fernández y Dilma no hablaron entonces de la relación comercial, aunque coincidieron en remarcar la asociación estratégica en declaraciones públicas. Desde el Gobierno declinaron de hacer comentarios sobre el nuevo paquete de medidas, “para no herir susceptibilidades”, argumentaron. Habrá que ver si hoy hay novedades, habida cuenta de que Cristina tenía agendada (al menos hasta ayer) una reunión con empresarios argentinos que conformarán el Consejo Empresarial Binacional con Brasil.

El economista del Ieral de la Fundación Mediterránea, Jorge Vasconcelos, explicó que la industria brasileña mano de obra intensiva es, en términos relativos, más importante que la argentina. “Si la participación de industrias como la textil, el calzado y otras en el total del empleo es del 3,5 ó 4% aquí, en Brasil representan el 8% del empleo total”. El economista remarcó que desde 1998 a esta parte –es decir, desde la época en que la convertibilidad regía–, la Argentina logró una ventaja cambiaria respecto de Brasil del 50% en términos reales.

En tanto, Mauricio Claverí, economista de Abeceb.com, opinó que la repercusión en la industria local variará en cada sector. “Existe una asimetría muy fuerte en muchos sectores industriales, a los que se les hace muy difícil competir con Brasil. Toda política que beneficie a los sectores industriales que ya son muy competitivos respecto de Argentina no favorece a las exportaciones locales”, indicó.

Esteban Rafaele.

Temas en esta nota