La próxima vacunación dará una señal más precisa - Por Ignacio Iriarte (*)

Por la revaluación de sus monedas, están cayendo todas las exportaciones cárnicas de los países del Mercosur, mientras suben las de Estados Unidos, Europa y la India.

Por
05deAgostode2011a las07:47

El número de terneros nacidos y destetados no depende sólo de la cantidad de vacas y vaquillonas expuestas a servicio, sino también de la tasa de marcación, la cual ha mostrado en el país una tendencia de largo plazo declinante, y que además está expuesta a muchos factores. En el corto plazo, la tasa depende del clima (disponibilidad forrajera en la época de servicio), de la proporción de vacas servidas en el sur (70-80 por ciento de destete) y de la proporción de vacas servidas en NEA y NOA (50-55 por ciento de destete).

En principio, en la pasada temporada de servicio (primavera-verano 2010/11) habría recibido servicio un número todavía declinante de vacas y vaquillonas (-3,5 por ciento), aunque esto podría haber sido compensado o mejorado por un mayor porcentaje de destete.

Si en la próxima campaña de vacunación contra la aftosa se encuentra el mismo número de terneros al pie de la madre (11,5 millones) que en los dos años anteriores, o inclusive un número algo mayor (12 millones) podría afirmarse que la escasez actual de carne se mantendrá al menos por dos años más.

Hay quienes sostienen que la actual retención es clara, pero sólo involucra a los criadores de la zona pampeana que salvaron la mayor parte de sus rodeos de cría de la política ganadera K y de la seca.

En el resto del país (NEA, NOA, semiárido, norte de Santa Fe, Corrientes) la retención viene muy lenta, y en estas zonas no puede esperarse un cambio sustancial en la productividad de la cría. Hay otras zonas, como las islas del Paraná, sudoeste de Buenos Aires, sur de La Pampa o Río Negro, donde la recuperación del rodeo, por razones climáticas y económicas llevará mucho más tiempo que en el resto del país.

Todo indica que en la próxima primavera la segunda campaña de vacunación registrará un mayor número de terneros al pie de la madre y un crecimiento modesto en el stock ganadero; la magnitud del crecimiento en el número de terneros nos dará una idea de cuán rápido se recuperará en el futuro la producción de carne.

Internacionales. Cambiaron las tendencias en el mercado internacional: caen las exportaciones del Mercosur y crecen las ventas de Estados Unidos, la Unión Europea y la India. En el primer semestre del año, los embarques de Uruguay caen 23 por ciento. Los de Brasil, primer exportador mundial, caen 19 por ciento y los de Argentina 19 por ciento. Hasta los de Paraguay, revelación de los últimos años, se reducen 10 por ciento.

Las ventas del Mercosur caen por la revaluación de sus monedas y por subas del consumo local, que vuelve más conveniente vender al mercado interno que exportar.

En los cuatro casos, se vende menos, pero ingresan más divisas, porque el precio internacional ha seguido subiendo, a favor de la devaluación del dólar y de un evidente desequilibrio a global entre oferta y demanda.

Hay, además, en estas últimas semanas, una caída en la oferta ganadera en Brasil, Argentina y Uruguay, los tres principales exportadores del bloque. En cuanto a Oceanía, hay un ligero incremento de Australia en el último año (3 por ciento), mientras bajaron las ventas de Nueva Zelandia (-8 por ciento) en el semestre.

(*) Analista de mercado

Temas en esta nota