El Gobierno rechaza devaluar y hoy habrá cumbre de Unasur para blindar la región

Con la crisis global y la inestabilidad financiera recrudeciendo, el Gobierno volvió ayer a rechazar ante industriales una devaluación del peso y defendió el uso de medidas proteccionistas.

Por
05deAgostode2011a las08:10

Esa postura mantendrá en Perú, en una cumbre de ministros de Economía de la Unasur convocada de urgencia para buscar una coordinación regional ante la creciente volatilidad externa.

“Hay un derrumbe en los paradigmas de los países desarrollados. Tenemos que blindar la región y avanzar hacia una integración asociativa entre los diferentes países”, dijo ayer la presidenta Cristina Fernández al clausurar el Congreso Metalúrgico de Adimra, en Costa Salguero. Como si leyera las mentes de los industriales ante la profundización de la crisis en el día del derrumbe masivo de las bolsas mundiales, continuó: “Esta Presidenta va a tomar todas las medidas que tenga que tomar para defender lo que logramos en estos años”.

Antes, la ministra de Industria, Débora Giorgi, y su par de Economía, Amado Boudou, rechazaron de plano depreciar el tipo de cambio de forma abrupta durante el Congreso Metalúrgico celebrado ayer en Costa Salguero. “Hay que seguir resistiendo a quienes piden falsas soluciones como ajustar el tipo de cambio y en vez de eso buscar la productividad, que hace más competitiva a nuestra industria”, dijo Giorgi. “Queremos un tipo de cambio estable, que no haya sobresaltos”, ratificó Boudou, que consideró que la competitividad de la moneda “es más que aceptable”.

La desaceleración de la economía en los Estados Unidos y Europa y la imposición de medidas proteccionistas en Brasil (ver pág. 3) dominaron la cumbre entre empresarios y funcionarios. Mientras se llevaba adelante el Congreso Metalúrgico, las bolsas del mundo vivían un jueves negro y los analistas descontaban un nuevo embate especulativo contra España e Italia.

Por el momento, quienes siguen el mercado no esperan un nuevo Lehman Brothers, pero comienzan a desconfiar de que los gobiernos de los países desarrollados tomen las decisiones correctas para sortear la crisis.

Lejos de los mercados, el Gobierno apeló nuevamente a la estrategia de “vivir con lo nuestro” para sortear la volatilidad externa. El año que viene, parte de los vencimientos se cubrirán con reservas del Banco Central y el resto con “fuentes alternativas”, indicó una fuente oficial. “No hay vencimientos de deuda muy fuertes y los podés cubrir con las fuentes financieras internas”, abundó otro informante del Gobierno.

“Más allá del riesgo país, que hoy dice poco, hay que ver indicadores de consumo y empleo que los ortodoxos nunca miran para saber cómo está la economía”, afirmó el presidente de la Comisión Nacional de Valores, Alejandro Vanoli.
Región en alerta

En este clima de inestabilidad global, Boudou viajó anoche a Lima, donde participará de una cumbre de ministros del Unasur en la que se buscarán coordinar medidas para defender a la región. La cumbre había sido pedida por el presidente colombiano José Manuel Santos ante la eventualidad de un default en los Estados Unidos.
Con esa posibilidad ya descartada, la crisis en Europa cobró protagonismo en la discusión.

Las alternativas de defensa son las mismas: coordinar el uso de reservas para enfrentar ataques especulativos, buscar alternativas al dólar en el comercio regional y capitalizar los bancos regionales para brindar más crédito a emprendimientos de infraestructura.

Los ministros no tendrán una tarea fácil, con sus países tendiendo a políticas proteccionistas para sortear la crisis. Brasil anunció el martes su paquete de incentivo a la industria y la Argentina aplicó unas 200 Licencias No Automáticas (LNA) este año, por caso.

Esteban Rafele  y Natalia Donato.

Temas en esta nota