El campo demuestra expectativas de cambio

Con una importante convocatoria, en la tarde de ayer la carpa de disertaciones recibió al Dr. Roberto Bisang, economista y master science de UCEMA, pero sobre todo un analista del campo y sus alternativas, que nunca se aleja de la realidad.

Por
05deAgostode2011a las11:52

"Los cambios en las producciones agrarias argentinas. Alternativas y desafíos" fue el título de la disertación que ayer auspició OSDE.
 Con gentil deferencia, Bisang comentó a LA OPINION que el objeto de esta ponencia invitó a los asistentes a mirar dónde está parado el agro en la Argentina y las posibilidades que tiene.

 "Este era un sector que siempre había estado muy quieto; y en los últimos 20 años ha tenido una transformación espectacular, tanto por la demanda internacional de alimentos, como nunca antes se había dado, por la aparición de los biocombustibles que se están llevando una parte importante de la producción de granos, además que nuestro país está entre uno de los principales oferentes del mundo, así como uno de los mayores adoptadores de nuevas tecnologías". Es por esto que Bisang sostiene que "el agro se empezó a volver un negocio sumamente dinámico y complejo, frente a una realidad que compra todo lo que tiene, entonces lo que la Argentina enfrenta es una demanda internacional e interna muy fuerte; y una oferta que está tratando de adaptarse lo más claramente posible con las reglas de juego que hay". En definitiva, estas condiciones "presionan sobre precios, generando conflictos y tensiones, demandando una estrategia para poder seguir en el futuro".

No se puede descartar, entonces, la influencia de la política "con mayúsculas" más allá de los gobiernos, con la cual "se tienen que resolver una serie de problemas que enfrenta el agro, de los cuales varios son centrales. De alguna manera hay que darle una respuesta aceptable al consumo interno; y en simultáneo hay que ampliar la torta para abastecer el mercado internacional y es por eso que hay que ser muy cuidadosos en la manera en la que se manejan los precios". La alternativa es la siguiente, "si se dejan los precios libres, por un sentido extremo, se va a lesionar el mercado interno, si se pisan los precios, se va a lesionar a la producción, entonces ese equilibro todavía no se encontró".
 Bisang asume que "este es un sector que tiene una rentabilidad interesante y que demanda tener un futuro claro para poder seguir invirtiendo".

Este analista concluye que la alternativa de las elecciones presidenciales del mes de octubre, pueden ser determinantes en el rumbo futuro del sector agropecuario. "Hay un cierto desaliento respecto a las reglas actuales de juego y se ve con buena expectativa un cambio en estas reglas. Lo cierto es que algunas formas de intervención están agotadas como tales. Las experiencias, por ejemplo en carne y leche, son evidentes; y ese es un camino que habría que modificar. Esto también sucede con el trigo, extendiéndose al arroz, al maíz y a otros productos, también es la evidencia de una señal amarilla". Por lo tanto, "independientemente de la continuidad o no de este Gobierno, se da un espacio social y democrático para repensar todo el problema".

Temas en esta nota