Las reservas del BCRA cayeron US$ 1644 millones en la semana

Impactaron el pago del Boden 2012 y las ventas oficiales para contener el alza del dólarB.

Por
06deAgostode2011a las02:21

Las reservas bajo administración del Banco Central (BCRA) retrocedieron en más de 1640 millones esta semana (de los US$ 51.960 millones del pasado viernes a los US$ 50.316 de ayer), afectadas por el pago del Boden 2012 y las sostenidas intervenciones de venta en el mercado cambiario que la entidad debió realizar para evitar una mayor aceleración en la escalada alcista que ensaya el dólar en la plaza local.

El ajuste a la baja (-3,2%) en las reservas en esta etapa del año puede considerarse "estacional". Se repite cada vez que el Estado canceló, a comienzos de agosto, las cuotas de capital e intereses del bono surgido para compensar a los ahorristas cuyos depósitos quedaron atrapados en bancos a comienzos de la década.

No en vano, en la semana del pago las reservas en poder de la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont cayeron en US$ 1551 millones en 2009 y en US$ 1083 millones en 2010. Pero esta vez la merma se amplificó por efecto de la creciente demanda de dólares en la plaza local y, entre otras cosas, por la mayor reticencia que los tenedores del Boden 2012 mostraron para desprenderse de los dólares cobrados.

"Casi todos los ahorristas o inversores que cobraron el bono por nuestro intermedio prefirieron atesorar los billetes. Fueron contadísimos los casos de quienes los pasaron a pesos o preguntaron para reinvertirlos en algún otro activo financiero", admitió un ejecutivo de un banco privado líder ante una consulta de La Nacion.

No fue casual. El comportamiento del mercado incentivó de alguna manera esta conducta, ante el creciente temor de una recaída en la economía mundial que se refleja en la caída de las bolsas; las incertidumbres que siempre caracterizaron a los procesos electorales en la Argentina y el sostenido corrimiento al alza que ensayó la cotización al público del dólar en los últimos meses.

Comparaciones odiosas

Un repaso en este sentido es muy revelador: mientras la cotización minorista del dólar estuvo un mes clavada en $ 3,92 (y se mantuvo así por algunas semanas más) en ocasión del pago del Boden en 2010, un año antes, en igual período, había subido de $ 3,79 a 3,81, pero ese ascenso no preocupaba: de hecho, el billete cerraría ese año en $ 3,79.

Esta vez fue distinto. El precio del dólar estaba a $ 4,12 a comienzos de junio, a $ 4,14 a inicios de julio, pero ya había escalado a $ 4,18 el día en el que el Gobierno concretó el pago. Ayer, incluso, en las casas de cambio del microcentro porteño no se lo conseguía a menos de $ 4,1850 (hubo ventas oficiales por casi US$ 100 millones) y en los bancos se vendía a $ 4,20.

Así acumula un aumento del 1% desde que la presidenta Cristina Kirchner desaconsejara públicamente invertir en él, una suba módica pero que destaca en momentos en que los precios del resto de las monedas, a las que los ahorristas locales suelen acudir como ahorro, han caído.

REPUNTARON FUERTE LAS COMPRAS DE ORO

La demanda local de oro ha mostrado "un notable aumento" en los últimos días a medida que creció la percepción sobre otra probable crisis global. "Muchos han optado por invertir en él por primera vez o para diversificar sus ahorros", dijeron ayer en Puente Hnos. Las monedas de oro mexicano y sudafricano son las más pedidas, y las barras de 50 o 100 gramos", detallaron.

Temas en esta nota