La receta de los candidatos: las medidas económicas que aplicarían

Propuestas y asesores de Cristina Kirchner, Alfonsín, Duhalde, Binner, Rodríguez Saá y Carrió ante las elecciones primarias abiertas y obligatorias del próximo domingo.

07deAgostode2011a las13:42

La mayoría de los argentinos no saben bien para qué deben ir a votar el próximo domingo en las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias, pero tendrán que hacerlo. Por eso, antes de meter una boleta en el sobre quizá sea mejor conocer qué medidas de cada candidato impactarían en el bolsillo del votante y cuáles serían los integrantes de su equipo económico.

Si la Presidenta logra la reelección, que nadie espere cambios respecto de lo que viene haciendo. "Vamos a seguir profundizando las líneas de la actual gestión", dicen cerca del ministro de Economía y candidato a vicepresidente, Amado Boudou. Pero ya nadie repite aquello de "radicalizar el populismo" que propuso este año el viceministro de Economía y candidato a diputado en Capital Federal, Roberto Feletti. Es más, Feletti ya no suena tan fuerte como eventual sucesor de Boudou y en su entorno dicen que asumirá la banca.

Así como Cristina Kirchner mantuvo el misterio sobre quién la acompañaría en la fórmula, también lo sostendrá sobre quién será el ministro de Economía -un cargo devaluado en su gobierno-, si Guillermo Moreno seguirá como secretario de Comercio Interior o irá, cómo él dijo que quiere, a la presidencia del Banco Nación o si se desdoblará el Ministerio de Planificación. Se habla de crear un gabinete con muchos ministerios, como el de Brasil. Uno de ellos sería el de Planeamiento Estratégico. No se descarta que Economía recupere poder.

En el entorno kirchnerista leen que para elegir al jefe del Palacio de Hacienda, la Presidenta usaría el mismo criterio con el que designó a Boudou como candidato a vicepresidente: la lealtad. "No importa el currículum, importa la confianza", dicen en el oficialismo.

En ese contexto, los que tienen más posibilidades de suceder a Boudou son su sucesor al frente de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Diego Bossio, y el presidente del Nación, Juan Carlos Fábrega. Otras opciones con menos posibilidades, según fuentes kirchneristas, son el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, o la ministra de Industria, Débora Giorgi. Todos ellos tienen buena relación con Boudou, pero los dos primeros tienen más llegada a la Presidenta. No es el caso de la jefa del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, de distante vínculo con el ministro de Economía.

También se descarta a economistas de La Cámpora como Axel Kicillof o Iván Heyn. No obstante, esta agrupación se prepara para ocupar secretarías y subsecretarías en ministerios del área económica.

La continuidad de De Vido, al menos en el primer año de un segundo gobierno de la Presidenta, es un misterio. Mientras tanto, en las filas kirchneristas observan que su subsecretario de Coordinación y Control de Gestión, Roberto Baratta, está elevando el perfil mediático.

En el kirchnerismo reconocen que en un tercer mandato consecutivo "algo hay que hacer con la inflación". En ese sentido, los economistas heterodoxos afines al Gobierno consideran que ese "algo" debe incluir la recuperación de la credibilidad del índice de inflación, razón por la cual se ha emprendido un lento trabajo conjunto con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y la institucionalización de los controles de Moreno, en lugar de seguir aplicando medidas discrecionales.

Otro tema que preocupa al Gobierno es la recuperación de los superávits gemelos: el fiscal, que se ha perdido este año, y el comercial, que se viene deteriorando, sobre todo por la importación de energía. De ahí que algunos kirchneristas reconozcan que se debe estimular la infraestructura energética con algún aumento tarifario.

LOS RIVALES

Alfonsín tiene un equipo d

Temas en esta nota