En medio de la crisis financiera, cayeron los granos en Chicago

La soja perdió hasta 9 dólares en la plaza estadounidense y 5 dólares en el mercado local.

09deAgostode2011a las07:39

Los precios de los granos copiaron ayer en la Bolsa de Chicago la tendencia negativa de los principales indicadores bursátiles y formaron así parte de la respuesta global al deterioro de la economía de los Estados Unidos, cuya deuda pasó el viernes último de AAA a AA+, según la influyente calificadora Standard & Poor''s.

Al cierre del mercado, las pizarras mostraron bajas de 8,63 y de 9 sobre los contratos septiembre y noviembre de la soja, que finalizaron la jornada con ajustes de 479,33 y de 481,90 dólares por tonelada. De este modo, la oleaginosa acumuló ayer la cuarta rueda consecutiva con resultado negativo.

Para el maíz, las pérdidas en Chicago fueron de US$ 6,99 y de 6,70 sobre las posiciones septiembre y diciembre, cuyos ajustes resultaron de 265,83 y de 270,06 dólares por tonelada. En el caso del trigo, el contrato septiembre en Chicago y en Kansas resignó US$ 8,27 y 9,19, en tanto que su ajuste fue de 241,22 y de 277,51 dólares, respectivamente.

Desde el inicio de los negocios, y con los mercados europeos en franco descenso, los administradores de los grandes fondos de inversión especuladores que operan en la plaza estadounidense comenzaron a recibir órdenes de venta. Los fines de dicho movimiento fueron la necesidad de liquidez para cubrir las pérdidas en otros mercados y la opción de cambiar granos por oro, como refugio frente a los cimbronazos bursátiles por venir, propios de una crisis financiera que comprende nada menos que a los Estados Unidos y a la Unión Europea (UE).

En maíz y en soja, los fondos de inversión liquidaron ayer 13.000 y 6000 contratos, equivalentes a 1.651.000 y a 828.000 toneladas, respectivamente.

Así, si bien la posibilidad de una desaceleración de la economía global podría golpear el valor de las materias primas agrícolas por una menor demanda, el movimiento visto ayer no fue otra cosa que una depuración muy parcial del componente especulador que alimenta a diario la liquidez del mercado de granos. Buena parte de estos grandes operadores, que manejan miles de millones de dólares en commodities, no se detienen a pensar si mañana la UE comprará menos maíz o menos harina de soja, sólo tienen en claro que en forma inmediata deben saltar de un mercado a otro, como en este caso, donde muchos huyeron hacia el oro, donde se sienten cómodos.

También formaron parte del combo de fundamentos bajistas el derrumbe del petróleo, que ayer pasó de 86,88 a 81,31 dólares por barril, y la apreciación del dólar frente al euro, que llevó la relación entre ambas monedas de 1,4279 a 1,4196.

Además -ya como factor propio del mundo agrícola-, el clima también hizo ayer su aporte a la tendencia bajista, dado que los reportes para el resto de la semana adelantaron la posibilidad de precipitaciones y de temperaturas por debajo de los máximos usuales para la época en las zonas productoras de granos gruesos de los Estados Unidos, condiciones claramente favorables para los cultivos, que actualmente están definiendo su potencial de rinde.

En tal sentido, ayer el USDA reportó el deterioro del estado óptimo de las plantas de maíz y de trigo estadounidenses y una leve mejora de la condición de los cultivos de soja (como se amplía por separado).

Impacto doméstico
En el mercado disponible local las bajas externas se reflejaron principalmente sobre la soja, dado que fueron prácticamente nulas las operaciones con maíz y con trigo.

Por tonelada de soja con entrega inmediata, las fábricas y los exportadores propusieron ayer 1270 pesos en las terminales de Timbúes, San Martín, San Lorenzo, Ricardone, Villa Gobernador Gálvez, General Lagos, Arroyo Seco y de Necochea, $ 30 menos que el viernes pasado. En Bahía Blanca la baja fue de $ 20, dado que la exportación ofreció allí

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota