Protestan empresas de ómnibus por la falta de gasoil subsidiado

Se manifestarán mañana en el microcentro; a pedido de YPF, se cambió el esquema de compensaciones.

09deAgostode2011a las07:47

Los empresarios de larga distancia reclaman que el Gobierno cumpla con un acuerdo firmado el año pasado. Foto: Archivo Un efecto indirecto de la escasez de combustibles podría derivar mañana en un caos de tránsito en el centro porteño. Los empresarios de transporte de media y larga distancia amenazan con movilizar unos 200 ómnibus por las principales avenidas en protesta por la falta de gasoil subsidiado para el sector, entre otros reclamos.

Aunque por ahora se mantiene la protesta, ayer se conoció una medida que debería abrir la puerta para un principio de solución. A pedido de YPF, el Gobierno decidió modificar el esquema de compensaciones que otorga a las petroleras a cambio del gasoil subsidiado. Como la Argentina abandonó el autoabastecimiento energético y las exportaciones de crudo y combustibles cayeron drásticamente, a las petroleras ya no les sirven los certificados de crédito fiscal que podían usar para pagar las retenciones por los envíos al exterior. Por eso, ahora cobrarán el precio diferencial del gasoil en efectivo.

Las dificultades de las petroleras para utilizar esos certificados de crédito fiscal las habían llevado a entregar cada vez menos gasoil barato a los transportistas. El combustible subsidiado cuesta $ 1 el litro (aumentó desde $ 0,90 hace un mes) contra los aproximadamente $ 4 que cuesta el litro en el mercado.

A mediados de 2010, como parte de las negociaciones para actualizar los salarios de los choferes, la Secretaría de Transporte, que comanda Juan Pablo Schiavi, se comprometió ante las empresas de media y larga distancia a que recibirían unos 19,4 millones de litros a precio subsidiado (que equivalen al 90% de lo que consumen los servicios regulares). Esa cifra se otorgó hasta octubre, pero luego fue disminuyendo hasta los 12,8 millones de junio, julio y el mes en curso. Según los transportistas, esa merma en el volumen de gasoil subsidiado representa un incremento en sus costos de más de $ 18 millones mensuales.

Este hecho fue "la gota que rebasó el vaso", según fuentes de la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi). El enojo reconoce también otros reclamos, como la proliferación de las combis irregulares, el incremento en los costos de operación de las terminales y la competencia con "precios predatorios" que -según dicen-les hace Aerolíneas Argentinas. Por ello Celadi movilizará sus ómnibus mañana, entre las 14 y las 16, las avenidas 9 de Julio, Corrientes, Callao y de Mayo. No interrumpirá sus servicios regulares.

Celadi agrupa al 70% del sector de media y larga distancia e incluye, entre otras empresas, a Flecha Bus, Chevallier, Andesmar, Plusmar, Cóndor Estrella y Empresa Argentina. El 12 de mayo último envió un telegrama a Schiavi en el que le advertía que YPF estaba "reduciendo la entrega de gasoil a precio diferencial". Según la cámara, lo que siguió al telegrama fueron "reproches a la entidad, amenazas públicas a las empresas y, acto seguido, una cirugía mayor sin anestesia: 32% fue la quita que figuró en la planilla de junio". LA NACION intentó comunicarse ayer en reiteradas ocasiones con el vocero de Schiavi, que no respondió las llamadas.

Según los números de Celadi, el Estado subsidia el 90% de un boleto de tren, el 70% en colectivos urbanos, el 40% en transporte aéreo y el 8% en ómnibus de larga distancia.

Negociaciones
El presidente de Celadi, Mario Verdeguer, envió el 13 de julio una carta a la presidenta Cristina Kirchner, pero tampoco obtuvo una respuesta favorable. Hasta ayer los empresarios seguían negociando con las autoridades nacionales, sin ninguna solución a la vista. "La situación no da para más", dijo anoche Verdeguer.

En forma paralela, se publicó en el Boletín Oficial la resolución 161 de la Secretaría d

Temas en esta nota