Argentina en alerta: los granos se hundieron hasta 4% y se devaluó el real

La soja cayó 1,8% y se aleja más de los u$s 500 por tonelada. El real se depreció 2%. Economía estima que no habrá impacto financiero, pero que se contraerá el comercio.

09deAgostode2011a las07:53

Se encendieron ayer varias luces amarillas en el tablero de los funcionarios del Gobierno nacional. Es que por primera vez la crisis financiera global que se desató la semana pasada tocó de lleno las principales correas de transmisión con la economía argentina: el precio de los granos y el real brasileño. Los primeros sufrieron caídas de hasta 3,9% mientras que el real se devaluó sólo durante la jornada de ayer 1,92%; la mayor depreciación en los últimos 15 meses.

Estas fueron algunas de las consecuencias de la rebaja de calificación de deuda a los Estados Unidos definida el viernes último por Standard & Poor’s y los temores a una nueva recesión global. El panorama plantea un escenario más complicado para el superávit comercial en lo que resta del año, el único abastecedor de dólares que conserva la economía argentina y permite atenuar la sangría de divisas por la fuga de capitales, que podría intensificarse en las próximas semanas.

La intención oficial de llegar a las primarias del próximo domingo sin sobresaltos en el dólar quedaron plasmadas ayer, cuando el Banco Central vendió u$s 240 millones para contener la divisa en $ 4,18, mientras el índice Merval de la Bolsa de Comercio se derrumbó 10,73% y los bonos hasta 9%, en sintonía con los mercados globales (ver en F&M).
La fuga de divisas llegó en el primer semestre a los u$s 9.800 millones, según datos del Banco Central, o casi tanto como en 2010. El Credit Suisse estimó en un informe divulgado ayer que entre en el segundo cuatrimestre del año la salida totalizó u$s 6.100 millones.

Los granos no escaparon a la debacle. Los futuros de la soja perdieron 1,83% en Chicago tras reponerse a un inicio de rueda peor. Los de maíz cayeron 2,42% y los de trigo, 3,91%.

La soja cerró en u$s 481,9 por tonelada, cada vez más lejos de los u$s 500 que garantizan un superávit comercial de u$s 10.000 millones a fin de año.
“En Chicago la merma en los precios no alcanzó la magnitud de lo ocurrido en otros commodities, y es que en este caso está por delante el informe de producción de cosecha gruesa en EE.UU., el próximo jueves 11”, afirmó el analista de la corredora de granos Cortina Beruatto José Frogone.

A ese panorama se sumó la mayor devaluación del real en 15 meses. De prolongarse la histeria de los inversores ante los temores de recesión en Europa y los Estados Unidos, la fuga de capitales de Brasil podría afectar la competitividad de la industria argentina, que sobrevive a la inflación en dólares por la apreciación del real.
Este contexto sombrío comenzó a inquietar a los funcionarios del Ejecutivo. En Economía no temen al impacto financiero de la crisis, aunque con la escalda de ayer la tasa de rendimiento que le exigen a la Argentina para financiarlo rozó casi 9%, tras semanas debajo del 8%.

Los vencimientos de este año están saldados y el Palacio de Hacienda asegura contar con recursos para financiar las obligaciones de 2012 sin recurrir al mercado.
Pero el contagio puede llegar por el canal comercial, como sugieren economistas del sector privado y admiten en el Gobierno por lo bajo. Por el momento, en el Ejecutivo intentan llevar calma. Descuentan que la fortaleza del real se mantendrá y sobrevivirá a las peores turbulencias desde el quiebre de Lehman Brothers, en septiembre de 2008, sin sobresaltos mayores. Y recuerdan que cuentan con el Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS) de la ANSeS para hacer “política anticíclica” si la crisis produce estragos.

Según datos de marzo –los últimos disponibles– tiene fondos líquidos por $ 11.587 millones y depósitos en plazo fijo por $ 18.771 millones, como

Temas en esta nota