La Fed promete tasas bajas hasta 2013 y las bolsas respiran aliviadas

Si bien no hubo guiño sobre una nueva ronda de estímulo, Ben Bernanke señaló que mantendrán la tasa planchada por dos años más, en un intento por apoyar a la economía estadounidense y calmar la ansiedad que hoy recorre los mercados.

10deAgostode2011a las08:00

Comprar algo de calma no es barato por estas horas. Sólo la Reserva Federal, que dispone de una gran billetera, pudo hacerlo inmediatamente después de haber recibido en la cara la brutal caída de los mercados que tuvo lugar el lunes pasado. En respuesta a este movimiento masivo de desconfianza, ayer, en su reunión de política monetaria, los gobernadores de la entidad señalaron que mantendrán la tasa de interés en niveles excepcionalmente bajos –entre 0 y 0,25%– durante dos años más, en un intento por apoyar a la débil economía estadounidense y frenar las fuertes turbulencias en los mercados globales.

La noticia fue bien recibida en los mercados. El Dow trepó 3,9% a una hora del cierre, mientras que otro tanto sucedió con el Merval, que clausuró las operaciones con un incremento de 4,5% (ver pág. 2). La jornada no estuvo exenta de volatilidad, y los indicadores cambiaron de signo numerosas veces en la jornada.
Para los analistas, el dato fuerte es el plazo de tiempo que consignó en su comunicado Ben Bernanke. “Es un giro que no tiene precedentes”, señaló Gabriel Vidal, titular de Criteria Investors. “El mensaje es fuerte porque la Reserva Federal mostró bastante flexibilidad para adecuarse a una situación adversa, al tiempo que no se dejó manejar por el mercado dándole el paquete de estímulos que le pedían aunque sí le puso una fecha cierta a la política monetaria”.

Para el analista, “esto le da certidumbre al inversor, le dice que puede invertir en activos riesgosos y que el costo de oportunidad de eso va a mantenerse bajo hasta 2013”. A la vez, Vidal sostiene que es probable que la Fed continúe con el proceso de reinversión permanente de los pagos de la deuda, esta vez, aplicada a la parte media de la curva de renta fija. “Esto achatará la curva y hará que el inversor deba recurrir al mercado para obtener una rentabilidad, lo que sostendrá los precios”.

Las compras se aceleraron hacia el cierre y el S&P500 registró su mejor día en más de dos años, tras una caída de casi un 17% durante las últimas semanas. El mercado invirtió su dirección seis veces tras un comunicado de la Fed que, además de la promesa sobre las tasas, dio un sombrío panorama sobre la economía. Las acciones de los bancos tuvieron una impresionante recuperación tras las recientes pérdidas.

En una decisión dividida, el banco central estadounidense también indicó que estaba preparado para más medidas si era necesario, destacando que aún tiene herramientas disponibles para impulsar el crecimiento y que las utilizará en caso de precisarlas.
Sin embargo las dudas persisten. Para Albino Cao, analista de Bull Market Brokers, “hubo un reacomodamiento en los precios pero la volatilidad es tan alta que todavía no puede asegurarse que se trate de un rebote legítimo”.

El centro de los interrogantes sigue siendo si la Fed cederá o no a la presión de los mercados que pugnan por un nuevo alivio cuantitativo o QE3.
Para Alberto Bernal, director de investigación de mercados emergentes de Bulltick Capital Markets “si bien sesenta por ciento de las personas esperaban alguna forma de tercer alivio cuantitativo, sí hubo una mención muy explícita para mediados del 2013 como el punto donde la Fed puede empezar a mirar las tasas nuevamente”. Según el ejecutivo, “ahora hay la certeza de que si uno pide un préstamo a dos años para comprar, digamos un vehículo al 2% por ciento, uno sabe que su tasa variable no va a subir. Esto genera mucha certidumbre por lo que debería ayudar a incrementar los niveles de actividad creditici

Temas en esta nota