El real se hundió 5% en menos de un mes pero anticipan que se recuperará rápido del golpe

Debido a la masiva fuga de fondos hacia activos de refugio, el real cayó hasta 1,6275 unidades por dólar. Pero los pronósticos para diciembre lo ubican por debajo de 1,60 unidades.

Por
11deAgostode2011a las07:57

El pánico que se apropió en los últimos días de los mercados provocó una salida masiva de capitales de los países emergentes. Brasil fue una de las economías más damnificadas. Como prueba de ello desde el 26 de julio hasta ayer, su moneda se depreció nada menos que un 5%, mientras que hasta ese momento venía fortaleciéndose sin pausa, a pesar de las medidas oficiales para detener la suba.

Ayer, por caso, el real tuvo la mayor caída en más de 15 meses, debilitándose un 2,35% y cerrando a 1,6260 unidades para la compra y 1,6275 unidades para la venta en el mercado interbancario, después de haberse apreciado un 1,39% en la sesión anterior.
Ahora bien, en el mercado sostienen que el fuerte golpe es coyuntural y no prevén que esta caída se prolongue mucho más en el tiempo. La principal razón que apuntan es la promesa de que las tasas de interés internacionales se mantendrán bajas al menos hasta 2013. Ése fue el mensaje que el martes el presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), Ben Bernanke, llevó para propagar algo de calma entre los inversores. “Si bien la volatilidad le da una especie de respiro al Gobierno de Dilma Rousseff, mientras que no haya cambios profundos en las políticas monetarias y financieras a nivel internacional, la tendencia a la apreciación no se revertirá. Ahora por el temor hubo una fuga de fondos de economías como la brasileña y un fly to quality algo paradójico hacia el dólar y los Bonos del Tesoro de EE.UU. Pero en cuanto la situación se normalice, el real volverá a tomar fuerza, sobre todo teniendo en cuenta las bajas tasas mundiales contra tasas reales positivas de Brasil que tiene contundentes metas de inflación”, explicó a El Cronista el director de la consultora Abeceb, Dante Sica.

La visión del analista coincide con los últimos pronósticos de los principales bancos del mundo. Según un relevamiento de Bloomberg, el promedio de la mayoría pronostica un real a 1,58 por dólar para fin de año. Claro que están los más arriesgados, como el Credit Agricole o el Royal Bank of Scotland, que proyectan un real más devaluado ubicándolo en 1,70 y 1,65 unidades por dólar, respectivamente para diciembre.
También desde el Gobierno de Dilma hacen los mismos pronósticos. El presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, señaló ayer que la moneda del país podría sufrir un “fuerte ajuste” si se agrava la perspectiva económica mundial.

Pero al mismo tiempo también remarcó que espera que la liquidez global siga siendo “abundante”, como consecuencia de las tasas de interés cercanas a cero de las naciones ricas para estimular el crecimiento. En tal escenario, “nuestra moneda es candidata para seguir fortaleciéndose”, agregó.

En rigor, a pesar de la profunda caída que registró en las últimas dos semanas y media, el real sigue en el podio de las monedas latinoamericanas que más se aprecian contra el dólar, con una suba de 4,2% en el año.

La inquietud, de todas formas, llegó a la Argentina, que hasta ahora tenía un aliado en la cotización al alza de la moneda del país vecino.
La fortaleza del real le permite al Gobierno de Cristina Fernández devaluar el peso paulatinamente sin perder competitividad. Si el escenario cambia, estará obligado a devaluar más fuerte con las consecuencias políticas que ello conlleva en plena campaña electoral. Entretanto, ayer el Banco Central (BCRA) logró por primera vez en agosto cerrar con saldo positivo la rueda cambiaria en u$s 60 millones y dejar estable al dólar en $ 4,18.

Temas en esta nota