Sursem capacitó en soja y maíz

El pasado jueves, Sursem organizó una jornada de capacitación técnica en maíz y soja en la ciudad de Pergamino.

11deAgostode2011a las13:40

En la reunión, especialistas en los cultivos brindaron recomendaciones de manejo y los ingenieros de la empresa presentaron los nuevos materiales para la campaña 2011-2012. Además, se dieron a conocer los recientemente publicados resultados de la RECSO donde las variedades de soja Sursem volvieron a hacer punta.

Afinando el manejo en maíz

En la jornada, el Ing. Gustavo Maddoni (UBA -CONICET) abordó los aspectos fisiológicos para optimizar rendimientos en maíz. En ese sentido, indicó que se deben tener en cuenta varios factores determinantes como la disponibilidad de agua, nutrientes, dióxido de carbono, radiación, temperatura, potencial del híbrido, fecha y densidad de siembra, y espaciamiento. Estos últimos, son los que el hombre puede manejar, por eso es importante conocer sus efectos a fin de alcanzar la máxima productividad del cultivo. Como se sabe, la radiación es fundamental para determinar el rendimiento y su intercepción dependerá del índice de área foliar, algo que se puede modificar con buenas prácticas de manejo. “Si logramos captar más luz y en forma más eficiente, tendremos mayor rendimiento”, explicó el ingeniero.

Otro punto a a tener en cuenta, de acuerdo al especialista, es el stress abiótico por falta de agua o nutrientes, que “puede generar una disminución de alrededor de 25% del número de granos si se produce en encañazón, por afectación del área foliar”, indicó Maddoni. Ahora bien, “si el stress se da cerca de la floración femenina, la caída será mayor porque es el momento más crítico a stress hídrico del maíz”, agregó. Evitar que estos períodos coincidan, ajustando la fecha de siembra, permitirá fijar mayor número de granos y obtener, así, mayor rendimiento.

“A medida que se atrasa la fecha de siembra, el ciclo se va acortando y disminuye el potencial de rinde. Los mayores potenciales están dados en las fechas tempranas, de todos modos, habrá que considerar la posibilidad de ocurrencia de heladas que pudieran afectar al cultivo”, explicó el ingeniero. Asimismo, a igual fecha de siembra, pueden registrarse diferencias entre año y año, dependiendo de la combinación de radiación y temperatura ocurridas.

“Cuando se viene de otoños secos, es mejor esperar que recargue el suelo e ir a maíces tardíos: se pierde en potencialidad pero se gana en seguridad de cosecha y estabilidad”, recomendó Maddoni. Hay que tener en cuenta que “el maíz tardío, sembrado en diciembre, sale con mayor carga en el perfil y tiene mayor probabilidad de que floración caiga en un período menos seco (febrero), es decir que el balance hídrico sería más favorable”, dijo el especialista. Hasta cuándo demorar la fecha de siembra, dependerá de la latitud: “En Pergamino hasta mediados de diciembre sería el límite, más hacia el norte se podría sembrar hasta principios de enero, y en Pehuajó, por ejemplo, habría que hacerlo hasta principios de diciembre”, agregó el investigador.

Por otra parte, Maddoni aconsejó bajar entre un 10 a 15% la densidad de siembra cuando se atrasa la fecha, “porque las plantas de maíz tardío son de mayor tamaño y competirán más por luz”.

Los híbridos que vienen

En la reunión, el ingeniero agrónomo Gustavo Gaudio, consultor privado, dio a conocer las novedades que pronto se comercializarán en tecnologías en maíz. Entre otras que estarán al alcance de los productores en los próximos años, el especialista mencionó la introducción del gen de rendimiento intrínseco, los materiales alta proteína y los que harán un uso eficiente del agua. También señaló que se concretará el apilamiento de genes en una mi

Temas en esta nota