Los granos se desacoplan más de la crisis y suben otro 3,4%

Bajas en la producción y oferta hicieron rebotar a los granos, que recuperaron lo perdido en tres días. Crece la preocupación por el clima futuro en la Argentina.

Por
12deAgostode2011a las07:27

Las materias primas agrícolas volvieron ayer a darle un respiro a la Argentina, en medio de las turbulencias por la crisis financiera mundial. Junto al rebote en los principales mercados financieros, los precios de las commodities agropecuarias fortalecieron la tendencia alcista que habían ensayado el miércoles.

El repunte, que para el caso del maíz llegó al 3,4%, obedeció al informe del Departamento de Agricultura estadounidense (Usda), que recortó las previsiones de rendimientos para la cosecha gruesa en EE.UU., dada la sequía que afectó principalmente al maíz y a la soja, y tuvo contagio en los precios del trigo.

Tras el informe, la soja en Chicago subió 2,1%, hasta u$s 489 la tonelada, el maíz mejoró 3,4%, hasta u$s 276 la tonelada; y el trigo ganó 2,4%, hasta u$s 257 la misma cantidad.
El resultado vuelve a posicionar a la soja en cercanías del valor de equilibrio para las cuentas fiscales locales, que en promedio anual se ubica en u$s 500 la tonelada.
Con las ganancias de ayer, tanto la soja como los cereales terminaron la jornada con valores similares a los de cierre de la semana pasada, en la previa a que Estados Unidos sufriera la baja en la calificación de la deuda y forzara bajas en todas las cotizaciones, a excepción del oro.

“Hubo sorpresas en el informe del Usda por el lado de los rindes del maíz y soja en EE.UU., para los que las cifras oficiales se ubicaron por debajo de lo que esperaba el mercado”, comentó José Frogone, analista de la corredora de granos Cortina Beruatto.
El informe del Usda recortó 4,1% la estimación de cosecha de maíz, que quedará en una producción estimada de 328 millones de toneladas, o 14 millones menos de las previstas el mes pasado. Con ese resultado, más el uso de maíz para combustibles y las exportaciones del cereal esperadas, se prevé un stock final de 18,1 millones de toneladas, contra los 22,1 millones que se esperaban en julio.

En el mismo trabajo, el Usda bajó 5,2% la previsión de rendimiento para su actual cosecha de soja. Así, prevé que la producción sojera esté en 83.2 millones de toneladas contra las casi 88 millones que se esperaban hace un mes. De esa manera ,y con una reducción en las expectativas de exportación, los stocks finales de oleaginosa caen 2 millones de toneladas.
La caída en los rindes de la soja podrían incluso incrementarse, es que el clima caluroso y seco sigue perjudicado los cultivos, que todavía se encuentran en una fase crítica.
“Si la soja no recibe lluvias en la próxima semana, seguramente se seguirá perjudicando y cayeron los rindes”, comentó Mark Schultz, analista de granos de una firma en Minneapolis.

La tendencia alcista de las cotizaciones de la soja podría profundizarse dado el recorte de producción estadounidense hace que la oferta esté al límite. Todos los analistas están atentos a las previsiones climáticas en América del Sur, que para mejorar el stock debería tener una campaña sin inconvenientes. Pero es algo que al parecer no sucederá: los expertos estiman que la sequía volverá a golpear sobre la Argentina y Brasil durante esta primavera y este verano.

A contramano de la soja y el maíz, apareció el trigo. El Usda estimó un aumento en la producción mundial del cereal de 10 millones de toneladas contra julio. Esa mejora está sustentada fundamentalmente en los resultados de los países de la ex Unión Soviética. No obstante, el trigo terminó en alza en Chicago, en sintonía con lo sucedido con el maíz.

Por Paula López.

Temas en esta nota