El domingo, la primera vuelta: una eliminatoria y también una encuesta

Por primera vez en la historia, se votará este domingo en elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias para elegir candidatos para cargos electivos nacionales que competirán en los comicios nacionales del 23 de octubre.

12deAgostode2011a las07:54

Además de presidente y vicepresidente de la Nación en todo el país, se elegirán los aspirantes a 130 bancas de diputados nacionales en todas las provincias y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y 24 senadores nacionales en Buenos Aires, Formosa, Jujuy, La Rioja, Misiones, San Juan, San Luis y Santa Cruz. En paralelo, Buenos Aires, Entre Ríos, San Luis y San Juan definen ese día postulantes a la gobernación.

Así, las elecciones de octubre tendrán su gran antesala el próximo domingo con las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias o PASO, tal como se definió llamarlas según su sigla. Si bien no es el primer movimiento en la carrera electoral 2011, que en rigor se puso en marcha en el interior en marzo con los comicios provinciales, va a delinear un mapa político que será difícil revertir antes de las elecciones generales.

Piso

Lejos de parecer una megainterna partidaria como las que se conocen tradicionalmente (de hecho, para la categoría de presidente y vicepresidente, todos los partidos, frentes o alianzas que compiten presentan sólo una fórmula), con las PASO no se eligen candidatos, sino que se determina qué fuerzas cuentan con la representación popular suficiente para pelear en las urnas en octubre. Deberán obtener el 1,5% de los votos válidos emitidos en su respectivo padrón.

A primera vista, las primarias del 14 de agosto dejan al encuestador más avispado sin mucho que agregar de cara a la definición presidencial. Como el elector no debe elegir más de una opción para una misma categoría, las fuerzas que concentren los mayores porcentajes de sufragios serán las que más cerca estarán de llegar a la meta en octubre.

Con las PASO busca su reeleccción Cristina de Kirchner en disputa con otras nueve fórmulas presidenciales que aspiran a sucederla al mando presidencial y están encabezadas por Eduardo Duhalde (Alianza Frente Popular), Ricardo Alfonsín (Alianza Unión para el Desarrollo Social), Hermes Binner (Frente Amplio Progresista), Elisa Carrió (Coalición Cívica ARI), Alberto Rodríguez Saá (Alianza Compromiso Federal), Alcira Argumedo (Alianza Proyecto Sur), José Bonacci (Del Campo Popular), Sergio Pastore (Movimiento de Acción Vecinal) y José Wermus (Altamira) (Alianza Frente de Izquierda y de los Trabajadores).

Lecturas

Lo que suceda el domingo también va a dar lugar a múltiples lecturas puertas adentro de cada fuerza, a fin de rearmar la estrategia -si es preciso, si no, profundizarán la que tengan-, y así exprimir las lecciones que dejarán las primarias. Es que si bien sólo se puede votar por una precandidatura o lista de precandidatos, también se puede cortar boleta por categoría de cargos, tanto entre listas internas de un mismo partido como de partidos diferentes.

Santa Fe y Córdoba, donde se celebraron junto con la Ciudad de Buenos Aires los últimos comicios locales antes del 14, son ahora los distritos en los que centra la atención de estas primarias. Concierne a muchos, y en gran medida, no por una cuestión de calendario ni solamente porque en esas tres compulsas las fuerzas críticas al kirchnerismo oficial con mayor visibilidad a nivel nacional lograron ratificar sus mandatos.

El flamante gobernador electo de Córdoba, José Manuel de la Sota, presenta con su fuerza justicialista Unión Por Córdoba su propia lista de diputados con Carlos Caserio -actual presidente del PJ local- al frente, y decidió no adherir a ningún candidato a presidente. De esta manera, se espera mucho corte de boleta en las urnas cordobesas: el PJ local buscará para el mayor cargo uno de quienes presumen alzar la ba

Temas en esta nota