La agrociencia es un imán

Muchos extranjeros llegan a la Argentina para investigar en el rubro. Agronomía, en la UBA, pisa fuerte.

13deAgostode2011a las10:20

Natasha Ilina llegó a la Argentina hace siete años, proveniente de San Petersburgo, Rusia, con su título de bióloga bajo el brazo y la promesa de un amor. Sólo hablaba ruso e inglés, y su poco conocimiento del país se limitaba al fútbol y el tango. Con 23 años de edad, aquí la esperaban su novio argentino, Alejandro, a quien había conocido por Internet, y la aspiración de poder desarrollar su profesión. Hoy está casada con Alejandro, tiene residencia permanente en el país, y es investigadora y docente en la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), donde también realizó su tesis doctoral gracias a una beca del Conicet.

Como Natasha, hay una gran cantidad de científicos provenientes del exterior que se establecieron en nuestro país y se desempeñan en diferentes organismos públicos y privados, vinculados al agro. En la FAUBA, además de rusos, hay profesionales de Norteamérica, Europa y América Latina, investigando sobre temas tan diversos como sensores remotos e imágenes satelitales, ecología, biotecnología y sanidad de cultivos.

“Al principio sólo hablaba en ingles. Tardé un año en aprender castellano para poder comunicarme libremente con la gente, aunque luego me resultó fácil porque los argentinos son muy amables”, asegura la científica rusa, quien estudia los procesos de maduración del kiwi desde la cátedra de Bioquímica de la FAUBA.

“Quiero presentarme a una beca posdoctoral en el Conicet. Si surge la posibilidad de hacer un intercambio, me gustaría viajar a Rusia, pero mi residencia permanente es aquí”, sostiene a muy pocos metros de la Cátedra de Ecología, donde la investigadora estadounidense Amy Austin estudia los ecosistemas y el cambio climático global.

Luego de licenciarse en Ciencias Ambientales en Willamette University y doctorarse en Stanford, EE.UU., Amy llegó a la Argentina en 1997 para realizar un postdoctorado en la Patagonia. Entonces quedó impactada por “la diversidad de los ecosistemas y la extensión del país, así como por la concentración de la población en Buenos Aires”. Hoy vive en la ciudad y sus estudios siguen haciendo foco en el sur del país, desde la FAUBA (donde también coordina la maestría de Recursos Naturales) y el Conicet.

Según Rafael Fernández y Martín, un español radicado en la Argentina que actualmente es científico del Conicet y del Laboratorio de Biotecnología Animal de la FAUBA, “de un tiempo a esta parte han aumentado los recursos para la investigación en el país y ya no todos los argentinos tienen que exiliarse para seguir su carrera”.

Rafael se recibió de biólogo en la Universidad de Sevilla. Allí también hizo su doctorado y conoció a Carlos Domenech, un investigador argentino con quien aprendió a tomar mate y quien lo tentó para hacer un viaje de intercambio a la Universidad Nacional de Río Cuarto. Aquí conoció a su mujer y, tras una estadía en París, decidieron volver a Buenos Aires para establecerse y agrandar la familia: Hoy tienen dos hijos porteños.

“En 2004, cuando vine a Argentina, no tenía decidido si iba a hacer ciencia. Desde Europa, uno tiene la idea de que aquí hay poca investigación”, recuerda. No obstante, tras conocer a Daniel Salamone, uno de los científicos pioneros en clonación y transgénesis animal en el país, comenzó a colaborar en su laboratorio. “Por sus contactos, fui a estudiar tres meses a Massachusetts, EE.UU., las técnicas que hoy aplico aquí en células de bovinos y ratones”.

Desde otro ángulo, Alessandro Piovesana dice que la vinculación entre la Argentina y Europa tiene mucho para crecer. Piovesana es coordinador del Parque Científico y Tecnológico de la FAUBA, desde donde colabora con reconocidas instituciones italianas como la Universidad de Parma y el AREA Science Park, de Trieste.

Temas en esta nota