Presión sobre el dólar: ya prevén devaluación del 10% este año

El 2011 se encamina a ser el segundo año con mayor fuga de capitales en la era Cristina.

Por
15deAgostode2011a las07:52

A un ritmo de dolarización de portafolios de u$s 2.000 millones al mes, en diciembre la salida de fondos –entendida como la formación de activos externos del sector privado– superaría los u$s 20.000 millones, contra los u$s 16.000 millones proyectados a inicio de año. Sólo en el 2008, año signado por una terrible crisis financiera externa, la fuga llegó a tanto (se fueron u$s 23.089 millones). Hasta el momento, sólo en el primer semestre se fue casi lo mismo que en todo el 2010 (unos u$s 10.100 millones).

En esta línea, desde el mes de mayo se han comenzado a revisar al alza los pronósticos que arrojan un tipo de cambio más cercano a $ 4,4. En concreto, tanto bancos locales y extranjeros como consultoras privadas movieron sus previsiones de una depreciación de 6% que preveían para el peso hasta 10% en las últimas semanas para el valor del dólar a diciembre.

¿Qué cambió? En el mercado ya estimaban un 2011 con mayor presión sobre la divisa estadounidense por las elecciones, que habitualmente disparan la cobertura del público en moneda dura. El año había arrancando con cierta calma de los ahorristas, pero pasado el primer trimestre la salida de capitales se aceleró antes de lo previsto. De los u$s 500 millones que se iban en meses como enero y febrero, la cifra pasó a cuadriplicarse llegando a los u$s 2.000 millones mensuales en períodos como junio o julio. Y la tendencia promete profundizarse a medida que se acerque octubre, mes en el que se llevarán a cabo las elecciones presidenciales.

Hasta ahora, una gran mayoría descuenta un triunfo del oficialismo para esa fecha, lo que abriría paso a un segundo mandato de la actual presidenta Cristina Fernández y marcaría más de diez años de gobernación kirchenrista en la Argentina. Bajo ese contexto, pasado los comicios, se prevé una aceleración de devaluación en los últimos dos meses que restarán para que termine el año. Por lo pronto, el dólar viene escalando entre dos y tres centavos por mes. En las mesas financieras creen que la tendencia permanecerá a este ritmo hasta octubre, aún con el efecto primarias en el medio. “El Banco Central (BCRA) tiene la capacidad de tener el control sobre el precio. Aunque haya una mayor dolarización del público, cuenta con suficientes reservas para poner sobre la mesa, con una exportación ausente pasado el período más fuerte de liquidación de divisas de la cosecha gruesa y aunque le pese en el Gobierno”, analizaba el jefe de mesa de un banco líder. “Hasta las elecciones no hay muchas chances de cambio en las políticas de intervención del BCRA. A partir de ahí y con un triunfo oficial, se puede esperar una corrección cambiaria un poco más rápida, pero moderando también otros indicadores como las paritarias salariales ”, coincidía Marina dal Pogetto, economista y directora del estudio Bein.

Si la victoria se la lleva el kirchnerismo, lo que se especula en el mercado es el comienzo de un sinceramiento de datos que previo a las elecciones no lo favorecen en la estrategia electoral. Entre ellos, el de una mayor devaluación. Los más osados, como la entidad Standard Chartered, hoy arriesgan un dólar cercano a $ 4,4 y el promedio lo ubica a $ 4,35 para fin de año. Con estas proyecciones Cristina terminaría su mandato con una devaluación cercana al 40% en los últimos cuatro años. El guarismo significaría el quíntuple de lo devaluado por su marido, el ex presidente Néstor Kirchner quien durante su mandato (desde 2003 a 2007), depreció el peso en un 7,09%.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota