Efecto Cristina: Festejaron los cupones, padecieron las energéticas

El contundente triunfo del oficialismo en las primarias del domingo dejó en lo financiero un claro ganador y otro claro perdedor. De un lado, las acciones energéticas cayeron ayer más del 3% por la idea de que el tan mentado ajuste de tarifas tardará en llegar con la actual administración en el poder por otros cuatro años más.

Por
16deAgostode2011a las07:14

Del otro lado del mostrador, los cupones atados al PBI, con subas de casi 4%, aportan otra mirada: el Gobierno, fiel a su estilo, tratará de mantener las tasas de crecimiento económico a como dé lugar, lo que hará que este instrumento ideado por el tándem Lavagna-Nielsen en el canje del 2005 siga pagando altos dividendos y conserve todo su atractivo. Con el resto, y con Wall Street arriba un 2% por tercera rueda consecutiva, no hubo mucha tela para cortar. Los activos argentinos se vieron beneficiados por el buen contexto externo, que impulsó una suba de 0,76% en el índice Merval y alzas moderadas en los bonos.

Pero el efecto primarias no tuvo un gran correlato en los precios. Sucede que el aplastante triunfo de Cristina Fernández de Kirchner estaba medianamente convalidado en los precios. Como explicó el economista de Barclays Capital, Sebastián Vargas, para los mercados había dos posibilidades: si CFK ganaba por 40%-45% se iba a crear un escenario con potencial de suba para los activos locales (porque habían sido muy castigados en los últimas semanas por la crisis global); mientras que si la presidenta ganaba por menos del 40% hubiera habido un “significativo” rally en los precios. No hubo sorpresas y tampoco rally.

Tampoco los banqueros se llevaron demasiadas sorpresas en los innumerables conference calls que se realizaron hoy. Un avezado analista político, que estuvo muy requerido para explicar el resultado del domingo, deslizó ante clientes de un importante banco las razones del triunfo K: “El 50% de la gente cree que le va mejor económicamente y que eso seguirá así con este Gobierno”.

Se mantiene el status quo no sólo para una parte importante de la población sino también para los analistas. “Con la economía y el empleo creciendo a un ritmo constante, y a pesar de la alta inflación, se espera que la adhesión electoral a Cristina Kirchner sigua siendo fuerte en las próximas semanas y, por lo tanto, nuestro escenario base sigue siendo que será reelegida en octubre para un nuevo mandato”, señaló Carola Sandy, de Credit Suisse.

Como se dijo, el impacto reducido de las elecciones primarias hizo que los activos argentinos no mostraran comportamientos sobresalientes. El índice Merval trepó 0,76% hasta los 2.989,67 puntos, con un volumen muy reducido, y con sólo algunas sorpresas. Las empresas del grupo Mindlin quedaron expuestas al escrutinio: Edenor (-3,24%), Transener (-3,05%) y Pampa Energía (-1,36%). “El driver fueron las tarifas que ahora se desconoce si se van a otorgar. Por eso no están en nuestra lista de acciones recomendadas”, sostuvo Marcelo Olguín, economista jefe de Grupo SBS. Otro papel que también quedó expuesto fue Grupo Clarín. Llegó a perder casi 4% pero cerró finalmente con un rojo de 0,7%.

Entre las ganadoras, no hubo efecto primarias y se rigieron por las subas en el exterior. Petrobras Brasil (4,33%), Aluar (3,84%) e YPF (3,36%) fueron lo mejor del panel líder.
En el Mercado Abierto Electrónico (MAE), los bonos subieron con un reducido caudal de negocios. Lo mejor pasó por los cupones PBI en dólares con alzas de 3,72%, mientras que los títulos de mediano plazo en moneda dura ganaron 0,5%. El seguro contra un default a 5 años bajó casi 20 unidades a 745 puntos básicos.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota