Los granos gruesos siguen conservando sus apuestas

A pesar del contexto de crisis, los productores argentinos sostienen sus previsiones de siembra de la campaña de granos gruesos 2011-2012 que comienza a fin de mes, y en la que se implantarán soja, maíz y sorgo, mientras que el girasol ya está en marcha.

Por
18deAgostode2011a las09:29

"La intención de siembra de maíz va a ser mayor que la del año pasado, lo que pasa es que la magnitud va a depender de las señales que reciba del mercado", expresó Santiago Del Solar, presidente de Maizar, asociación que agrupa a la cadena de valor de maíz y sorgo.

El dirigente explicó que al productor "le cuesta vender" el maíz, "especialmente en zonas donde hay menos consumo como puede ser el sur de la provincia de Buenos Aires por ejemplo".

Destacó que "es un momento de definiciones con un mercado internacional muy favorable, si el productor supiera que puede vender libremente sin intervenciones ni cupos de exportación tendríamos un aumento importante del área de siembra de maíz".
En estos momentos se comercializa a 160 y 170 dólares la tonelada pero, según explicó, es trabajoso venderlo, no es como la soja que no tiene intervenciones en el mercado".

Algunos analistas opinan que crecerá el sorgo como forrajera, sin embargo Del Solar opinó que se mantendrá la misma cobertura del año pasado, un millón de hectáreas aproximadamente y 170 dólares, "pero está trabajoso venderlo, no es como la soja".

"Un producto que, al no estar intervenido, ofrece posibilidades atractivas de precios y coberturas es el sorgo", dijo Sebastián Gavaldá, especialista en Tecnología Comercial del área de Investigación y Desarrollo del Movimiento CREA (Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola).

Los técnicos que evalúan la marcha de las precampañas de los granos gruesos de la Guía Estratégica del Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario habían detectado un aumento en la intención de siembra de maíz de un 15 a un 20 por ciento en la zona núcleo, hace un mes atrás.
Ahora ese impulso se frenó un poco, expresó a NA, el ingeniero agrónomo de GEA, Cristian Russo.

Lo que se pudo comprobar es que hubo un envión un poco fuerte del pedido de semillas de maíz y después se detuvo. "Por lo tanto, la precampaña de maíz por el momento está aquietada, sobre todo por las dificultades que presenta actualmente la comercialización, por lo que deberá seguirse su evolución para definir si el área de intención de siembra alcanzará los aumentos cercanos al 20% proyectados a principios de julio", dijo el informe del GEA.

No obstante entre los analistas existe la certeza de que no disminuirá la intención de siembra de soja respecto del ciclo anterior en el que sembraron 18.5 millones de hectáreas y se recolectaron 49.2 millones de toneladas.

También el productor analiza que el maíz, a pesar de que necesita rotar los cultivos para la sanidad de los suelos, lleva una carga financiera muy fuerte, por eso es fácil caer en la opción de la soja.

Si el mercado de maíz no estuviera intervenido y no hubiera trabas en la comercialización, podría ser un año bueno para el cultivo y se rotaran todos los suelos, se dice.
Respecto del girasol, en el ciclo pasado hubo 1,730 millón de hectáreas y este año la estimación ha subido en 130 mil hectáreas más.

Temas en esta nota