El Banco Central decidió cuidar reservas y jugó fuerte en futuros

El dólar al público se mantuvo ayer estabilizado en los valores que arrastra desde la semana pasada pero volvió a experimentar otro ajuste hacia arriba en el segmento mayorista donde operan los grandes jugadores.

Por
18deAgostode2011a las09:38

Según los operadores, las intervenciones del Banco Central (BCRA) mantienen al billete estadounidense dentro de un acotado margen de fluctuación, en un mercado que sigue contando con una demanda más activa destinada precisamente a atender necesidades de bancos y empresas. En las pantallas de las principales casas de cambio de la city porteña, el dólar al público se mantuvo inmovilizado durante toda la jornada en $ 4,15 para la compra y un valor casi uniforme de $ 4,19 para la venta, ya que en algunas agencias se pidió medio centavo más o 4,195 en la punta vendedora.

En el segmento mayorista, la divisa subió por tercera jornada consecutiva y finalizó la rueda cotizando a $ 4,166 para la compra y $ 4,167 para la venta, cuatro milésimas de peso arriba del cierre del martes. Según consignaron en las mesas, el Central se abstuvo de intervenir en el contado y focalizó toda su estrategia de regulación con posturas de venta en los plazos medios de los mercados de futuros, sin lograr un retroceso en la cotización del dólar que avanzó hasta alcanzar máximos en los $ 4,167.

“Los mejores registros estimularon la aparición de algunos vendedores privados pero no impidieron que, con ligeras oscilaciones, el tipo de cambio se acomodara sobre el cierre en los niveles más altos de la fecha”, señaló Gustavo Quintana, de Portfolio Personal. Los negocios a futuro reconocieron un valor de $ 4,182 pesos para los contratos que vencen a fin de mes y de los compromisos de setiembre surgió
$ 4,219.

Los operadores reiteran su impresión de que el propósito del Central es cumplir una estrategia de suba para el dólar bajo parámetros acotados, limitados, con movimientos bajo su total intervención. Sobre este punto, Carlos Risso, de Zonabancos, interpreta que a la autoridad monetaria “no le incomoda ir posicionándose alternativamente como comprador y vendedor” para hacer efectiva la política de graduales ajustes en el tipo de cambio.

Temas en esta nota