Dominguez en Aapresid, primer mano a mano campo-gobierno tras elecciones

A sólo tres días de las elecciones primarias, el análisis político fue ineludible en el XIX Congreso de Aapresid. El condimento extra lo dio el discurso en la apertura del presidente, Gastón Fernández Palma, la sorpresiva visita de Julián Domínguez y la esperada palabra de Hermes Binner. Y como los pingos se ven en la cancha, la presentación en el estrado tuvo de todo: Palos, flores y diálogo.

18deAgostode2011a las10:23

Desde temprano, en los stands se escuchó hablar sobre la amplia victoria kirchnerista, aceptando el escenario pero reclamando políticas. Tal es el caso del director de negocios de Dupont, Sergio Rodríguez que en diálogo con punto biz afirmó que el sector va a seguir apostando a la producción, más allá de la coyuntura; pero pidió buscar un marco de referencia jurídico más claro que favorezca la inversión del sector privado.

“La presidenta tiene una oportunidad histórica con el apoyo de las urnas, de ponerse en un lugar de liderazgo y generar las políticas de Estado y objetivos a largo plazo. Así podríamos agregarle valor a la producción primaria, que hoy es buena, pero se podría mejorar”, afirmó Rodríguez.

La inesperada visita del ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y la presencia de Hermes Binner agregaron mayor color al cruce de discursos en el atril, ya que de antemano se esperaba para qué corriente se despacharía el mensaje político de Aapresid.

Sobre esto, el ministro de Producción de Santa Fe, Juan José Bertero, en la previa con punto biz esquivó en cierta forma pronunciarse sobre el escenario ventajoso de Cristina Fernández, diciendo: “Las organizaciones van a tirar todos los puentes posibles por la cercanía de las elecciones generales, pero en cuanto a Aapresid, hay que señalar la unión y lineamientos que tiene con nuestra gestión”.

Y Bertero no falló en su apreciación. Fernández Palma en sus primeras palabras a un salón con poco público, afirmó que el socialismo fue “fundamental” para el crecimiento de la institución y acotó sentirse muy “cómodo” con la gestión. De movida, y seguido del halago hacia Binner, le dijo a Domínguez: “Tengo una empatía no forzosa, y lo recibo con los brazos abiertos ¡Qué semana! Parece que a todos les fue bien”.

Sin embargo, esta buena predisposición no tardaría en tornarse una pasada de factura hacia la gestión presidencial. “Algunas medidas oficiales han llevado a la sustitución de alimentos, como la soja orientada principalmente a la exportación, que lleva al monocultivo, y a severos daños al sector ganadero. También se le agrega el manejo no sustentable del suelo, y conductas desacertadas de algunos protagonistas de la cadena”.

En lo meramente político, refirió: “No pretendemos pasar desapercibidos ni opinar por nuestra condición de ONG, pero tampoco aceptamos jugar como ciegos opositores. Sólo imponemos como condición el respeto de la constitución, la institucionalidad, y el federalismo”.

Palma planteó que frente a los problemas de inseguridad alimentaria y el cambio climático, desde la agricultura se está en posición de solucionarlos. Coincidiendo con Domínguez y Binner, señaló que Argentina está en el momento exacto para crecer exponencialmente, debido a las enormes condiciones nacionales e internacionales que se abren a los productores con un mercado lleno de posibilidades.
“Diálogo para todos”

En su turno, Domínguez marcó un terreno conciliador, tirando halagos y reconocimientos al modelo de siembra directa: “Mi más sincero reconocimiento a Aapresid por el aporte a la Patria”. Además, utilizó varias veces la palabra “diálogo colectivo” (alusión al concepto del Congreso ‘Inteligencia Colectiva’). “La causa de la pobreza no es la volatibilidad de los precios sino la mala redistribución, la cual se mejora con el diálogo de las partes, como el Plan Estratégico”,

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota