Micronutrientes que marcan diferencias

El especialista Jorge González Montaner expuso resultados favorables en trigo en el sudeste bonaerense.

Por
20deAgostode2011a las08:03

El brasileño Ricardo Morais Barros habló de los programas de incentivos para el trigo en su país. Foto: Mario GarcíaROSARIO (De un enviado especial).- Así como la soja y el maíz tuvieron sus paneles con especialistas, el trigo también estuvo en la agenda del congreso de Aapresid.

Jorge González Montaner, coordinador de agricultura de Mar y Sierras de Aacrea, destacó que se vienen observando respuestas "interesantes" con la inclusión de micronutrientes.

En rigor, en suelos sobre tosca en la zona Mar y Sierras del sudeste bonaerense hay respuestas promedio de 400 kilos por hectárea con la combinación de zinc, magnesio y cobre.

Para destacar, esto abre una oportunidad para seguir potenciando con más rinde el cultivo de trigo.

Otro punto a tener en cuenta es intentar "construir más rinde y más proteína" para el cereal explotando la interacción entre los nutrientes. En este contexto, vale recordar que hoy existen variedades que presentan un equilibrio entre rendimiento y calidad.

De igual modo, según González Montaner, para el cereal hay que apuntar a estrategias para cada ambiente. Como con los otros cultivos, el agua es un recurso limitante para el trigo. Por ello, es importante tener buena información sobre el recurso disponible a la siembra.

Mientras tanto, en materia de enfermedades el especialista recomendó no sólo recorrer el lote, sino analizar de dónde viene la infección y qué ocurre en los alrededores y la región.

Política y mercados

En el panel también participaron Gustavo Idígoras, ex consejero agrícola de la Argentina en la Unión Europea (UE) y Ricardo Morais Barros, jefe del sector de agricultura de la embajada brasileña en el país.

Idígoras hizo un relevamiento de los bloques y países que introdujeron políticas para impulsar y fomentar su producción. Citó el caso de Europa, donde hay premios e incentivos, y también el de los Estados Unidos, que tiene programas con pagos directos y seguros por cosecha, por ejemplo.

De hecho, en 2010 los países más ricos gastaron US$ 265.000 millones para subsidiar la producción y sus alimentos. De esa cifra, US$ 125.000 millones se destinaron para aumentar la producción. "Ningún país del mundo tiene una política de no intervención, pero son a favor de la producción", expresó Idígoras.

Por su parte, el brasileño Morais Barros subrayó que en ese país, el segundo importador de trigo y harina del mundo, hay diferentes programas enfocados para promover el cultivo

Por Fernando Bertello.

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota