Empresarios y gremios piden sincerar la inflación tras suba de salario mínimo

De Mendiguren, de la UIA y Plaini, de la CGT, dispararon contra el organismo estadístico. Para el senador Pampuro hay que “rever” la medición oficial de precios.

Por
29deAgostode2011a las06:24

Como ocurre en cada negociación paritaria, la actualización del salario mínimo del 25% dispuesta el viernes último dejó en el centro de la polémica el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que publica el Instituto Nacional de Estadística y Censos. Esta vez, no fueron críticos acérrimos del Gobierno quienes apuntaron contra le Indec: el presidente de la UIA, José De Mendiguren, el diputado y titular del sindicato de canillitas, Omar Plaini, y el senador oficialista José Pampuro remarcaron críticas al organismo y la necesidad de rever las mediciones oficiales.

“Digo lo que es público, no hace falta que yo lo diga. Si usted ve que lo que se están haciendo son todos los ajustes sobre otras cifras, o las mismas provincias están publicando otras cifras, o cuando se negocian aumentos, o el tema salarial, se ve que nadie toma en cuenta esos porcentajes (del Indec)”, dijo De Mendiguren en declaraciones radiales.

“Está claro que las posiciones que se toman cuando uno pide 41%, o pide el 35%, está tomando en cuenta otras cosas, porque sino sería la recomposición salarial más importante que uno haya conocido”, prosiguió el referente industrial.
Consultado al respecto, el senador del Frente para la Victoria José Pampuro admitió que el gobierno debe “rever” el IPC oficial.

El Gobierno tendrá que rever (el sistema de medición de la inflación) y, si hay algún error o hubo algún problema, modificarlo, corregirlo, hacer lo que tiene que hacer”, reconoció Pampuro.
En su opinión la discusión sobre los precios “se ha politizado demasiado y ha llevado a este tipo de conflicto”.

Plaini, hombre fiel al secretario general de la CGT, Hugo Moyano, intentó esquivar la polémica. “En general, nunca se ha negociado a partir del Indec. Tampoco negociamos de acuerdo a las consultoras privadas que no sabemos que visos de seriedad tiene eso”, dijo el diputado del Frente para la Victoria. Pero agregó: “Negociamos a partir de la realidad que vemos los sectores del trabajo”.

Sus dichos se suman a las críticas de Facundo Moyano, hijo de Hugo y referente de la Juventud Sindical, la semana pasada. Facundo, candidato a diputado por el Frente para la Victoria, afirmó que la inflación oficial “se dibuja” y agregó: “Tiene que regularse el tema de los precios que suben; es una realidad que suben, sino no tendríamos paritarias”.
La CGT había reclamado una suba del 41% en el salario mínimo, en sintonía con la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) que conduce Hugo Yasky. Finalmente ante la contrapropuesta de incremento del 19% del frente empresario, acordaron un incremento del 25% y una elevación en los topes de asignaciones familiares. El porcentaje es similar a la inflación anual de 2010 calculada por consultoras privadas.
El aumento es retroactivo de forma íntegra desde el primero de agosto y eleva el salario mínimo a $ 2.300.

“Lo otro importante es que hay un compromiso por parte del Gobierno que a la brevedad nos vamos a reunir a tratar otro tema que también llevábamos para conversar, que era el tope de la asignación familiar a partir de los trabajadores que perciben más de 4.800 pesos”, afirmó Plaini.

Temas en esta nota