El secreto está en la gota - Admite Agrícola 2011

Las dos últimas jornadas de Admite Agrícola fueron dedicadas al Módulo de Pulverización. El consultor Esteban Frola detalló algunas estrategias para lograr la máxima efectividad en las aplicaciones cuidando el tamaño de gota y reduciendo el volumen.

30deAgostode2011a las06:43

La eficiencia de la producción agrícola exige un mejor uso de herbicidas y plaguicidas, por ello el consultor privado Esteban Frola afirmó que el objetivo de la aplicación en cualquier cultivo y con cualquier producto es lograr un tamaño apropiado de la gota y uniformidad, teniendo claro qué cantidad se aplicará y a dónde debe llegar el producto. En este procedimiento entran en juego la pastilla, la presión, la distancia ente picos, la tecnología de la máquina y, principalmente, el operario.

“Eligiendo bien cada componente y observando las condiciones climáticas al momento de la aplicación podemos aumentar la eficiencia reduciendo el volumen”, dijo. Y aconsejó: “cuando el tanque está cargado y las condiciones climáticas cambian sobre la marcha, hay que adaptarse regulando velocidad, presión y altura para adecuar el tamaño de gota”.
Según él hace 50 años que en materia de aplicación se dice lo mismo. Sin embargo las máquinas, los productos y los cultivos, tanto agrícolas como las malezas, han evolucionado mucho, por eso en el campo hay que usar mucho criterio y sentido común.

“No nos podemos guiar más por el volumen por hectárea como indica la bibliografía, porque en realidad eso no dice nada”, señaló Frola.
El especialista en técnicas de aplicación advirtió también que la información de los marbetes de los productos muchas veces indica procedimientos que en el campo no resultan efectivos. “Hace 30 años las empresas copian y pegan los marbetes y cubren las fallas con dosis y volúmenes excesivos”, sentenció el experto.

¿Qué herramientas hay disponible para lograr una aplicación eficiente? Para Frola la mejor forma es implementar tarjetas hidrosensibles que, bien ubicadas, darán información acertada de lo que ocurre con la aplicación.
“Hay que preocuparse por el tamaño de la gota y su comportamiento, no es cierto que la gota más grande es la que llega más rápido al suelo; las gotas de entre 100 y 120 micrones (µm) son las que llegan al suelo, claro que puede haber cierta deriva, pero puede reducirse con el tamaño de gota, nunca con la altura del botalón”, sostuvo el consultor.
 
De la teoría al lote
La estrategia de Admite es poner a prueba el conocimiento en el campo, valorizando los saberes y experiencias de cada alumno. Por eso no faltaron las pruebas en el lote con la participación de maquinaria de Metalfor y Jacto.Aníbal Martínez de Mefalfor destacó la

pulverizadora Múltiple 3200 serie especial que “cuenta con una barra de 32 metros de caño redondo, lo que significa 500 kilos menos de peso en la máquina, mayor estabilidad en el botalón y una consecuente menor compactación del suelo”. 
Por otro lado, el referente de Comercio Exterior y Marketing de la empresa, remarcó que el modelo con mejoras exclusivas de Metalfor “brinda mayor ancho de labor, más autonomía y viene con rodado 12,4 x 46 más alto de lo habitual, que ofrece más despeje del suelo”.

Por su parte Marcelo Blanco de Jacto recomendó a los alumnos antes de la aplicación “verificar las condiciones de funcionamiento del equipo, no desobstruir con la boca las boquillas, válvulas o tuberías y respetar las mejores condiciones de temperatura y viento”.
Según el, una buena pulverización depende de un buen pulverizador, un buen producto químico, buena calidad de agua, condiciones climáticas favorables y un operario entrenado.

Durante la charla que mantuvo con los alumnos Blanco brindó recomendaciones para el uso del controlador electrónico JSC 5000, que mide la velocidad de desplazamiento del equipo y el caudal,

Temas en esta nota