El Central se corrió y dejó que el dólar trepara casi tres centavos

El Banco Central le soltó las riendas al tipo de cambio. La divisa a nivel mayorista trepó en un día lo que suele subir en un mes. En la city llegó a $ 4,23 si bien ya se preparaban para ofertarla hoy a $ 4,26. Un Central agazapado podría salir a “disciplinar”

Por
02deSeptiembrede2011a las08:13

Acostumbrados a sentirse disciplinados con fuertes intervenciones diarias, los operadores locales no salían ayer de su asombro: “El Central se corrió completamente de la rueda. Pasado el mediodía, retiró sus posturas y dejó completamente suelto al dólar”, comentó un ejecutivo. El efecto fue el previsible en cualquier jornada de nerviosismo pre-electoral: el billete mayorista tuvo en un sólo día la suba que, en general, suele mostrar a lo largo de un mes entero. Y voló casi tres centavos, hasta los $ 4,23, como no lo hacía desde fines de diciembre de 2009. En las casas de cambio de la city el billete llegó a negociarse en los $ 4,24, y en el mercado ya prometían acomodarlo a los $ 4,26 para la primera hora de hoy.

“La ausencia absoluta de la entidad oficial dejó una nueva corriente alcista para la apertura de mañana (por hoy). Si ésta no encuentra rápidamente un freno, se retroalimentará llevando a un escenario de suba que está lejos aún de los planes más ambiciosos”, se explayó Carlos Risso, de Zonabancos.

En las mesas de la city contaron que ayer la rueda comenzó con una tibia oferta vendedora del Banco Nación, de apenas u$s 40 millones, y una postura “testimonial” del BCRA. La entidad de Marcó del Pont ofertó un bloque de u$s 100 millones que intentó disuadir la demanda, pero que nunca llegó a intercambiar. “Por esas horas algunas entidades ya operaban arriba, con montos menores. Pero, en la segunda parte del día, el organismo se retiró del mercado y quedó tan poca oferta que el billete se disparó”, dijeron en la mesa de dinero de un banco.

El movimiento estuvo lejos de darle vuelo a la ambición. Muchos operadores reconocen que hoy le temen más a un Banco Central agazapado y silencioso, como el que percibieron ayer, que a uno activo y agresivo como el que se vio durante casi todo agosto, cuando las ventas rozaron los u$s 1.000 millones.

“A lo mejor la actitud del Central es mandar señal de que no es predecible. Es decir, que el mercado cambiario no se transforme en una tablita como en otras épocas. Suelta la mano para ver hasta dónde llega y, después, actúa en consecuencia. Hoy en día el BCRA puede controlar cualquier tipo de suba o de baja, más allá de lo deseado o lo planteado por la autoridad”, comentó un operador.

Consultados sobre este tema, en el Central se esmeraban ayer en alimentar el misterio. “Esta vez no hay nada para comentar. Ni por qué subió ni cuál va a ser la estrategia. Las decisiones se toman en el momento y habrá que ver cuándo es oportuno tomar cada una de ellas”, explicó una fuente del organismo.

En el mercado, en tanto, no mostraban ayer demasiadas coincidencias al exponer las razones de la mayor presión sobre el dólar a nivel local. Pero enumeraban, por caso, la incipiente depreciación del real en Brasil –ayer fue del 1,53%– que amenaza con una peligrosa devaluación del mayor socio comercial de la Argentina; el fortalecimiento del dólar a nivel global; y el nerviosismo pre-electoral que se percibe en el mercado local desde mayo pasado. Como sea, las reservas volvieron a caer por cuarto día consecutivo, y perforaron por primera vez en doce meses un piso hasta ayer “psicológico”, de u$s 50.000 millones.

Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota