Los fierros no admiten improvisar

En Venado, Admite Agrícola brindó claves de siembra, fertilización, pulveri-zación y cosecha.

03deSeptiembrede2011a las08:11

El manejo estratégico en las tareas de siembra y fertilización, pulverización y cosecha fue la premisa del equipo integrado por 20 docentes que Admite Agrícola reunió para el entrenamiento en el uso de tecnología y maquinaria agrícola.

“Tenemos todas las herramientas para reducir las pérdidas en cosecha”, afirmó el consultor Sergio Marinelli, en el marco de la capacitación organizada por Ferias y Exposiciones Argentinas y auspiciada por Clarín Rural , que se desarrolló entre el 22 y el 27 de agosto en la Escuela Salesiana Don Bosco, de Venado Tuerto, Santa Fe.

Al respecto, Marinelli señaló que “solo por cosechar mal Argentina pierde 1.200 millones de dólares anuales, el desafío es recuperar 500 millones o lo que sea haciendo ajustes muy simples”.

Para él, hay que mejorar la incorporación y asimilación de la tecnología, tanto de precisión como la que está disponible hace años. Como punto a favor marcó que “existe un cambio generacional en los usuarios y dueños de la maquinaria agrícola, que están ávidos de tener información, actitud positiva para dar el paso que tenemos que dar en uso de la tecnología”, sostuvo.

Una de las particularidades de la propuesta de capacitación de Admite es darle al aprendizaje un fuerte anclaje práctico, con dinámicas a campo y un estrecho contacto de los alumnos con la maquinaria. Por eso en las dinámicas fue clave la participación de las empresas que pusieron todo el equipamiento y “know how” en el lote.

Jorge Hoffmann, de Richiger, fue el encargado de la demostración de embolsado y extracción de granos. “Las dinámicas nos permitieron probar las características especiales de nuestras máquinas orientadas a una mejor terminación de la bolsa, rapidez, menor consumo y seguridad para el operario”, afirmó.

Por su parte, Marcelo Burgos, de Agrimplex, anticipó que “lo que se viene y queremos impulsar es la bolsa de 12 pies, que cuesta 60% más que la de 9 pies, pero embolsa un 100% más en 60 metros”, precisó.

En materia de embolsado, Marinelli destacó que “la tecnología nacional en este segmento está a la cabeza en todo el mundo”. Y añadió que “en general en agricultura de precisión nosotros estamos lejos adelante”.

Con el objetivo de que los alumnos pudieran sacarle una radiografía a las máquinas, la demostración de cosecha estuvo a cargo Eduardo Berutti, responsable del departamento de posventa, de Metalfor, y Eduardo Postacchini, del servicio técnico de Claas.

“La intención fue generar errores en la trilla para que los alumnos descubran el problema y posibles soluciones”, contó Berutti. En tanto, Postacchini indicó que “de las 1600 cosechadoras Claas que hay en el país, unas 920 son híbridas”. Y mostró los puntos a tener en cuenta para una cosecha eficiente en una Lexion 770.

Las tolvas Cestari también acompañaron las dinámicas a campo. Néstor Cestari anticipó que “estamos trabajando mucho en la agilidad de descarga y mayor facilidad de mantenimiento de todos nuestros modelos”.

La adopción de agrocomponentes de precisión avanzó a pasos agigantados los últimos 5 años y, en este camino, el conocimiento adquiere un valor diferencial.

Fernando Scaramuzza, especialista en agricultura de precisión de INTA Manfredi, recomendó “pensar en un crecimiento vertical del campo, es decir hacer más eficiente la producción de cada metro cuadrado”.

Por su parte, Diego Villarroel, también de INTA Manfredi, sugirió a los alumnos involucrarse con la tecnología porque “el operario que mejor se desempeñe con estos equipos de precisión será el que más oportunidades laborales tenga”.

En el mismo sentido, Romina Ceballos y Diego Romero de Plantium indicaron que la línea de equipos para siembra, cosecha

Temas en esta nota