Reaparecen los peores fanstasmas del mercado y vuelve el nerviosismo

Datos de empleo en EE.UU. reinstalaron el temor a una recesión, mientras que ahora parece peligrar el segundo rescate griego. Suben el oro y los bonos del Tesoro.

Por
05deSeptiembrede2011a las07:59

¿Otra vez el fantasma de la recesión? El pésimo dato de empleo en EE.UU. del viernes pasado, que mostró una creación prácticamente nula de los puestos de trabajo, revivió el temor en los mercados. Wall Street derrapó 2,5% y erosionó las ganancias semanales que acumulaba luego de tres días en alza.

Para peor, en Europa el panorama también se puso sombrío: el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional interrumpieron su misión en Grecia, que sigue batallando para evitar el default. Si bien dijeron que encontraron “avances”, la misión volverá recién a mediados de este mes ante la evidencia de que los griegos no podrán cumplir con el objetivo de déficit acordado en el plan de salvataje de julio.

Así, ante la posibilidad de que naufrage el segundo rescate, Atenas se derrumbó 4%. El bono a dos años de Grecia ya paga 48% y a 10 años supera el 18%.
Mientras tanto, el riesgo-país de España se disparó hasta los 312 puntos básicos pese a la compra de bonos soberanos de por parte del BCE. La bolsa se desplomó 3,4% con los grandes bancos como principales víctimas del embate: el BBVA perdió 5% y el Santander, 4,84%.

Bajo amenaza
“Vimos otro informe decepcionante que habla de una crisis grave de desempleo, por desgracia, cada vez más profunda”, señaló Mohamed A. El-Erian, director ejecutivo de Pacific Investment Management (PIMCO), el administrador de fondos de bonos más grande del mundo. “Junto con los trastornos de Europa, es como echar combustible a las perspectivas económicas mundiales y el creciente riesgo de una recesión”, añadió.
Parte de las fuertes bajas del viernes tiene que ver con que hoy es feriado en EE.UU. por el Labor Day. Así, sin operaciones en la Gran Manzana, el mundo deambulará sin brújula y con un caudal de negocios menor. Por eso nadie se atrevió –a falta de buenas noticias– a pasar el fin de semana largo “comprado” en un mercado con alta dosis de nerviosismo.

“No creo que en esta etapa haya mucho que la Fed pueda hacer para prevenir una recesión”, afirmó David Rosenberg, economista jefe de Gluskin Sheff & Associates Inc. en Toronto. “No tenemos las balas de la política fiscal como hace unos años y las tasas de interés están en cero”, reseñó el especialista.

Se espera que el presidente de EE.UU., Barack Obama, presente esta semana un plan económico para revivir el empleo. Y también se seguirá de cerca cualquier señal del Banco Central Europeo, que se reune este jueves.

Ante esto, seguramente los inversores seguirán buscando los activos de resguardo, como el oro (que subió 3% el viernes pasado a u$s 1.885) y el bono del Tesoro estadounidense, cuyo rendimiento volvió a ceder por debajo del 2%, si bien luego recuperó levemente. No es casual: quienes apostaron al T-Bond ya ganan más del 3% en un mes.

Temas en esta nota