Colas de barcos y freno a exportaciones por un paro de los portuarios

Es en “solidaridad con trabajadores paraguayos“. Pérdidas millonarias.

Por
05deSeptiembrede2011a las08:18

El impacto de la medida de fuerza que realizan desde hace diez días los trabajadores de remolcadores y el Sindicato Obrero Marítimos Unidos se advierte en el fondeadero, donde aguardan los buques para ingresar a los muelles, del puerto de Ingeniero White. En el estuario bahiense, once barcos esperan turno para amarrar ; algunos como el Mandarin Glory, de Singapur, llegó hace diez días para cargar 26.000 toneladas de cebada con destino a China y otros como el Phrabu Das, de bandera India, arribó el viernes, para llenar su bodega con 20.000 toneladas de soja para Malasia.

Ninguno tiene precisión sobre cuándo podrá comenzar a operar . Y la fila amenaza con extenderse en los próximos días : entre hoy y el miércoles está anunciada la llegada de otros trece barcos.

“Todos los movimientos están sujetos a la disponibilidad de remolcadores” les advierten a los capitanes de los barcos las autoridades portuarias. Debido al trabajo a reglamento, durante el fin de semana tres barcos debieron permanecer amarrados en los tres únicos del puerto bahiense que registraron actividad: el Athannassios (de Islas Marshall) que cargó 20.000 toneladas de maíz en el sitio de Cargill para transportar hacia Indonesia, el Giovanni Bottiglieri (Italia) que embarcó 15.000 toneladas del mismo cereal en el muelle de Terminal Bahía Blanca para trasladar a Irán y el Puma (Liberia) que descargó 5.600 toneladas de fertilizantes importadas en el sitio 5 de Galván.

De extenderse, el paro también podría afectar la provisión de gas ya que para mañana está anunciada la llegada a Bahía Blanca del buque metanero Sestao Knutsen con 55.000 toneladas de gas natural licuado para regasificar a bordo del barco Excelsior, amarrado en el muelle de Compañía Mega. Las protestas en los puertos comenzaron el viernes 26 en la Hidrovía del Paraná y afectaron a la flota fluvial argentina, pero luego se extendieron a los puertos bonaerenses como el de Bahía Blanca y Quequén “por solidaridad con los trabajadores paraguayos ” dijeron desde el SOMU, el gremio que lidera Omar “Caballo” Suárez. El reclamo es por la afiliación de obreros paraguayos a un gremio hermano al SOMU en ese país, por parte de las empresas argentinas. La paralización en los puertos genera la queja de los empresarios del sector. Desde la Cámara sectorial se advirtió que cada día de inactividad significa la pérdida de 600.000 pesos diarios y que el costo ya supera el millón de dólares de pérdida para el sector.

Por Gabriel Bermúdez
Bahia Blanca. Corresponsal.

Temas en esta nota