AFA y la Bolsa de Rosario discuten cambios para trigo y maíz

Mirá punto por punto los detalles de cada una de las dos propuestas que se tiraron sobre la mesa en una reunión intersectorial en Buenos Aires.

07deSeptiembrede2011a las10:54

Los principales actores del mercado de granos debaten internamente cambios en la comercialización de trigo y maíz.

Ante el evidentemente agotamiento del esquema actual de cepo exportador y cupos asignados por empresas, y aprovechando las perspectivas de una mayor cosecha que aleja cualquier riesgo para la seguridad alimentaria interna y, sobre todo, las expectativas políticas propias de las vísperas de un cambio de gobierno, exportadores, acopiadores, productores, corredores, cooperativas, molineros, Mercados y Bolsas intentan alcanzar un esquema consensuado para llevar a las esferas gubernamental

En ese marco, AFA tiró sobre la mesa una propuesta de comercialización para trigo y maíz. Alterativa sobre la cuál la Bolsa de Comercio de Rosario presentó sugerencias y modificaciones. Y luego de un largo debate, se acordó que todos los sectores envíen sus modificaciones y sugerencias, acuerdo o desacuerdos con esta propuesta hasta el próximo viernes 16 de septiembre con miras a un nuevo encuentro intersectorial ya acordado para el 21 de septiembre.

Qué dice la propuesta de AFA

En líneas generales, según el documento al que accedió punto biz, el Ministerio de Agricultura debería determinar, en base a estimaciones de cosecha, un tonelaje para exportación (por ejemplo, 60%) y abastecimiento interno (por ejemplo, 40%). Y como todos los actores del mercado están en condiciones de exportar sin cupos predeterminados, se otorga mayor libertad de precios al generar competencia por la adquisición de la mercadería a exportar.

Para hacerlo efectivo, cuando el productor levante la cosecha (también lo puede hacer a su nombre el acopio, cooperativa, exportador, fábrica) y la registra ante la Afip (también se da la chance de que el productor presente declaración jurada con lo cosechado), el ente recaudador emitirá a nombre del productor un certificado de Abastecimiento Interno (por un porcentaje de lo entregado para comercialización exclusiva en el mercado interno) y otro de Mercadería de Libre Disponibilidad (con el resto del porcentaje de lo entregado que será de comercialización libre); ambos divisibles y transferibles a terceros.

Como los certificados son generados a través de la clave fiscal (productor, acopio, cooperativa, corredor), la Afip puede controlar la consistencia entre las dos declaraciones y hacer la trazabilidad de la cosecha.

Con respecto al circuito de exportación, quien venda al exterior (obtener ROE) deberá necesariamente contar con Certificados de Libre Disponibilidad transferidos a su favor al momento de embarque. Y al no existir cupos predeterminados, el mismo acopio, corredor o cooperativa puede exportar directamente sin intermediación del trader.

Y en materia de comercialización interna, la venta a la fábrica o molino (cuando se desee, sin limitaciones de volumen, condiciones Cámara, precio de paridad Fob). Y para que el sistema soporte un posible el descalce de precios y financie la compra de mercadería, se forma un fideicomiso con fondos del Estado que sería administrado por las Bolsas cerealistas (con participación de Mercados a Término) y que actuaría como regulador del mercado.

Con respecto al circuito de foward, una operación usual en los mercados, se establece que al momento de siembra el productor presente declaración con posibilidad de vender el 20% del volumen teórico en esa condición (acopio, corredor, cooperativa) y cuando cosecha, entrega y cobra transfiere el certificado a la exportación.

Las sugerencias de la Bolsa de Rosario

En líneas generales, se parte de conceptos similares (eliminar sistema de Rores previamente asignados) y con una instrumentación parecida, pero la diferencia básica es que

Temas en esta nota