En la Bolsa apuntalan cambios al plan de AFA, pero se les hace difícil digerirlo

El director ejecutivo de la Bolsa de Comercio de Rosario, Mario Acoroni, bajó ayer al recinto de operaciones del mercado de granos para mostrar a los corredores las correcciones sugeridas por la entidad al plan que ideó Agricultores Federados Argentinos (AFA) para cambiar la comercialización de maíz y trigo.

08deSeptiembrede2011a las09:48

En líneas generales, la Bolsa se llevó de los operadores el respaldo a los cambios propuestos, como lo viene recibiendo de otros sectores que tributan en la entidad (acopios, exportadores). Pero su contenido no deja de ser un trago amargo difícil de digerir a la meca de libre comercio por su sesgo regulador y venir del sector cooperativista.

¿Cómo viene la mano? El Ministerio de Agricultura parece decidido –sin anuncios de cambio, marcha atrás o reconocimientos de errores– a reformular parte del esquema comercial del trigo y maíz, dos mercados muy regulados, sobre todo para darle oxígeno a los productores y sabiendo que la buena cosecha aleja temores por la seguridad alimenticia interna, la bandera del gobierno.

Luego de que hasta las propias cooperativas AFA (por estatuto) y ACA (por temor a que se le metan operaciones irregulares) rechazaran el plan del subsecretario, Oscar Solís, de financiarles a tasa 0 la compra de trigo a un precio interesante (no el Fas), desde la cartera agrícola le pidieron a los cooperativistas una contrapropuesta.

Fue así que AFA puso sobre la mesa la semana pasada una propuesta que ahora, por sugerencia oficial, llevó al resto de la cadena comercial (exportadores, Bolsas, Mercados, corredores, acopios, molinos) en busca de respaldo, y cuyo contenido lo podes ver en el archivo adjunto. Anteayer, en el marco de una reunión multisectorial, la Bolsa de Rosario presentó y sugirió cambios (que también podes ver en el adjunto), y ahora resta ver qué se define en un encuentro que se hará el próximo 21 de septiembre.

En líneas generales, los dos cambios que sugiere la Bolsa son: eliminar un fideicomiso (administrado por los Mercados con aportes del Estado) que serviría para hacer frente a posibles descalces del sistema (ya que tiene forma de entidad reguladora que la Bolsa, por historia y cepa liberal, no puede aparecer convalidando, más aún si tiene que manejar dinero estatal) e incorporar mecanismos para que se garantice que el comercio pase por la intermediación y los recintos institucionalizados (ya que la iniciativa de AFA deja espacio para la operación directa). También hay temas operativos que se incorporaran a pedir de las necesidades de las exportadoras


De vuelta en el recinto

Acoroni fue ayer al recinto para presentar el nuevo marco de situación, el plan de AFA y las sugerencias de la Bolsa.

Su arribo fue interprestado en el piso como que se aprendió la lección de que, con un mercado tan revuelto, más vale mantener informado inmediatamente a todos los operadores sobre los planes en danza (por más que sea muy probable que nunca prosperen), sobre todo para cerrarle la puerta a casos como el de la semana pasada cuando operadores denunciaron que habría habido aprovechamiento personal de información que llegó la Bolsa por parte de dos altos directivos, tema que generó gran revuelo.

Más allá de eso, ayer, hubo preguntas de la platea, pero fue una charla tranquila. Por ejemplo, hubo operadores que expresaron dudas operativas sobre la relación calidad y precio del cereal (que no debería ser problema si la comercialización se agiliza), pero en líneas generales se apoyaron los cambios sugeridos.

No obstante, este plan (correcciones incluidas) es un trago muy difícil de digerir para los hombres de la Bolsa, más aún cuando la letra inicial es de AFA, el emblema del cooperativismo. Hay referentes que creen que la entidad está bajando sus banderas en favor del libre comercio aceptando entrar en estas discusiones sobre

Temas en esta nota