Brasil promete más recortes de tasas y el real cae por quinta rueda consecutiva

El Banco Central justificó la última rebaja en el deterioro de la economía global y no descartó futuras bajas. Dijo que la inflación cedería. Argentina atenta.

Por
09deSeptiembrede2011a las07:52

El Gobierno argentino deberá estar más atento que nunca a los avatares de la economía vecina. La competitividad del peso puede llegar a verse más vulnerada en los próximos meses. Ayer, se dieron a conocer las minutas del Banco Central de Brasil sobre su última reunión del 30 y 31 de agosto, en donde se decidió un sorpresivo giro en la política monetaria.

El jueves pasado, ante el asombro del mercado, la entidad reguladora recortó la tasa de interés de referencia (Selic) en 50 puntos porcentuales, llevándola desde 12,5% al actual 12% (después de un ciclo de cinco alzas consecutivas). Y la tendencia podría afianzarse. En el informe no se descartaron futuras rebajas, lo que debilitaría aún más al real, que en apenas dos meses se depreció casi 8% (7,81%).

Según reveló el organismo monetario, la acción oficial estuvo motivada básicamente por el deterioro de la economía global, y en la confianza en que la inflación local comience a frenarse pronto, pese a temores de sus propios miembros de que el recorte fue prematuro. De esta manera, el banco se centró más en los problemas externos que en las recientes señales de desaceleración de la economía doméstica. El organismo que comanda Alexandre Tombini dijo que continuará vigilante frente a una inflación ascendente que se sitúa en máximos en seis años. Pero también aseguró que las presiones de precios estaban en retirada debido al descenso de las materias primas y la reciente promesa de la presidenta Dilma Rousseff de más austeridad presupuestaria. Tras la noticia, el real cerró con una leve baja, para completar su sexta sesión consecutiva de pérdidas. En concreto, retrocedió del 0,28%, a 1,6600 unidades por dólar. En las cinco sesiones previas la moneda brasileña acumuló una desvalorización del 4,3% y en lo que va del año cae un 0,6% mientras hace apenas dos semanas acumulaba una ganancia de más de 4%.

En esta línea, en el mercado ya son pocos los inversores que apuestan a una apreciación de la moneda. La cantidad de contratos que apuestan a la declinación del real contra el dólar superó el 6 de septiembre la suma de los que lo hacen al alza de la moneda por 9,776, el mayor nivel desde junio de 2010, según los futuros que recopiló BM&FBovespa.

Los analistas, no obstante, describieron el tono de las minutas como moderado. Las declaraciones apuntan a rebajas adicionales de tasas, pero el “ciclo general aún es difícil de prever”, dijo Flavio Serrano, economista del banco Espirito Santo. “Hay un gran énfasis en el escenario externo. A su vez, existe un riesgo de un brusco proceso desinflacionario y ése es el por qué actúan tan pronto”, agregó.

El recorte de tasas fue sorpresivo debido a que la inflación sigue avanzando a un ritmo preocupante en Brasil, con los precios subiendo un 7,2% en los 12 meses hasta agosto. La autoridad monetaria tiene una meta inflacionaria del 4,5%. Pero el banco prevé que el ciclo de aceleración de la inflación a 12 meses debería terminar este trimestre. La decisión también dividió al directorio del Banco Central, donde dos de sus siete consejeros votaron en contra del recorte de tasas por no considerar propicio el momento.

Temas en esta nota