Mujica rechazó las trabas argentinas

Se reunió con empresarios uruguayos que se quejaron de las medidas, pese al acuerdo de libre comercio regional.

15deSeptiembrede2011a las08:04

El presidente de Uruguay, José Mujica, recibió planteos de empresarios locales que sufren retracción comercial e incertidumbre en los negocios por trabas impuestas por la Argentina y por algunas amenazas de Brasil para prácticas similares, y reconoció que "así no puede funcionar el Mercosur" y que no alcanza con relacionamiento amistoso entre presidentes.

Con sutileza y midiendo sus palabras, Mujica aludió así a un tema que se ha convertido en tema de conversaciones entre empresarios y autoridades: que es cierto que los presidentes de Uruguay y la Argentina se entienden bien y discuten amablemente sobre asuntos bilaterales, pero que, pese a eso, los empresarios encuentran cada vez más obstáculos para vender en ese mercado. Y eso, pese al acuerdo de libre comercio regional.

Mujica se reunió ayer al mediodía con la Asociación Rural del Uruguay (ARU) y por la tarde con las autoridades de la Cámara de Industrias (CIU). En ambos casos fue una visita presidencial a las sedes gremiales.

La relación con la Argentina sobrevoló ambos encuentros. Los dirigentes rurales temen cierto contagio de políticas de Cristina Kirchner. En ese sentido, dijeron al presidente uruguayo que la expansión agropecuaria de los últimos tiempos se ha dado en un marco de políticas públicas serias, de previsibilidad y mantenimiento de las reglas de juego. Por eso hay preocupación por el proyecto de ley sobre impuesto a las grandes extensiones de tierra que impulsa Mujica. La inquietud de los ruralistas es por si esta reforma es puntual o si se trata de un giro en las políticas.

En los últimos años llegaron a Uruguay muchos productores de la región. De la Argentina, fundamentalmente para producción de granos y también ganadera, y de Brasil, en los sectores arrocero y frigorífico. El presidente de la ARU, José Bonica, dijo que "la evaluación de la reunión [con Mujica] es positiva" y que se compartió la preocupación por lo que puede ser impacto regional de crisis internacional. La competitividad, el tipo de cambio y la relación con Brasil y la Argentina centraron la atención del encuentro en la Expo Prado.

Por la tarde, los industriales expusieron ante Mujica y su ministro de Industria, Roberto Kreimerman, los problemas que tienen para ingresar productos al mercado argentino pese al tratado de libre comercio. "Tenemos un problema institucional en el Mercosur, hemos mejorado notoriamente la relación entre los equipos de Presidencia [?], pero tenemos retraso institucional", dijo Mujica a la salida de la cámara empresarial.

El jefe de Estado ha transmitido a su entorno político que se cuide especialmente la relación con la Argentina y que haya extremo cuidado en hacer declaraciones que generen ruido político. Pero cada semana recibe planteos sobre inconvenientes en comercio, logística, energía y controles ambientales en el río Uruguay.

Anoche, Mujica admitió que el entendimiento que tiene con Cristina Kirchner no se refleja en otros niveles, justamente donde se deben llevar a la práctica los acuerdos entre mandatarios. "Los problemas que surgen se van sorteando de presidencia a presidencia, pero? así no puede funcionar, porque no puede depender del buen humor de unos tipos que se llevan bien", declaró, y agregó que el Mercosur precisa contar con "tribunales" y con "laudos" que permitan "objetivizar" las relaciones bilaterales y regionales.

Admitió que esto determina no sólo problemas para los negocios actuales sino para más adelante. "En eso estamos atrasados y ése es el problema grave que tenemos a futuro. Porque lo que a la larga puede dar garantía está en las instituciones funcionando, y no el buen humor que pueden tener los presidentes en determinado momento"..

Por Nelson Fernández  / corresponsal en Uruguay

Temas en esta nota