El riesgo país trepa casi 300 puntos desde fines de julio

Tanto el costo de la deuda como su seguro ante un default se dispararon 283 puntos básicos desde fines de julio hasta hoy. El impacto fue más duro que el que recibieron Venezuela, Chile, Perú, Colombia, Uruguay y Brasil. Mientras tanto, el Banco Central volvió a marcar ayer la cancha con ventas después de algunas jornadas en las que se mantuvo como espectador. Volvió a contar con la asistencia de la banca oficial, que aportó unos u$s 50 millones.

Por
16deSeptiembrede2011a las08:16

Hubo un día puntual, hace poco, en el que los inversores de todo el mundo salieron en masa a huir del riesgo. Fue el 29 de julio pasado, cuando en Estados Unidos fracasaba la negociación entre republicanos y demócratas sobre el techo de deuda permitido para ese país, mientras Europa profundizaba sus problemas de deuda en España e Italia. Desde ese día, la aversión a los activos poco seguros se disparó en todo el mundo. Y los títulos latinoamericanos empezaron a sufrir el golpe de un temor que todavía se percibe hasta estos días.

El riesgo país que mide el banco JPMorgan para las economías en desarrollo (el EMBI+) creció en toda la región. Este diferencial entre la tasa que pagan los bonos domésticos y la que deben afrontar los bonos americanos se incrementó en 80 puntos básicos en Brasil; 77 en Uruguay; 79 en Colombia y 237 en Venezuela.

La brecha creció para todos porque, desde esos días, el pánico se desató a tal punto que la tasa del bono americano que el índice toma como referencia cayó a mínimos históricos. Pero en ninguna de estas economías aumentó tanto como en la Argentina: el spread entre la deuda local y la estadounidense avanzó 283 puntos básicos, desde las 581 a 864 unidades.

En los Credit Default Swaps a 5 años (el seguro que pagan los inversores por un default soberano) la evolución fue exactamente la misma: aumentó entre 47 y 50 puntos básicos en Brasil, Perú, Colombia y Chile; 255 en Venezuela y 283 en Argentina.
“Esto sucede porque en estos momentos de crisis y pánico generalizado uno tiende a desprenderse de los activos más riesgosos. Cuando se viene la noche, lo primero que se hace es descartar riesgo”, explicó a este diario el analista de la consultora Quantum Finanzas, Diego Chaimedes. “Eso hizo que el perjuicio para la Argentina fuera mayor que el promedio”, agregó.

Por su condición de high beta, los activos argentinos sufren en general más que todos los de la región, con excepción de los venezolanos y los ecuatorianos. Pero el impacto fue mayor esta vez, incluso, que el de Venezuela, por el nerviosismo que se exacerbó en un escenario pre-electoral. El ejemplo más claro de esto: en julio pasado, la Argentina tenía un CDS de 585 puntos básicos para el plazo de 5 años. E Irlanda tenía por entonces uno mayor: de 780,85. Ahora, la relación se invirtió: los activos locales tienen hoy un seguro de 878,2 puntos básicos; y los de ese país europeo, uno menor: de 831.

Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota