A la espera de lluvias

Las consecuencias de la falta de precipitaciones de los últimos meses se está haciendo notar en la zona.

Por
16deSeptiembrede2011a las12:02

Los campos en los que estaba previsto sembrar maíz, que hace algunos días se había iniciado en lotes con antecesor trigo/soja, debió suspenderse por la falta de humedad. La siembra está totalmente frenada. Los pronósticos prevén lluvias para el fin de semana que permitirán reanudar la siembra con buena humedad.

El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona norte de Buenos Aires y sur de Santa Fe, sobre la base de los precios proyectados a cosecha 2012. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

El cultivo de trigo se encuentra en etapa de pleno macollaje. Si bien aún no se manifiesta en las hojas la falta de humedad, sí se nota un menor crecimiento de hojas por este motivo. A fin de mes comenzaría la etapa de encañazón, donde la necesidad de agua aumenta.

En el cuadro adjunto las proyecciones para siembras en campo propio muestran a la soja a la cabeza, seguida por el maíz. La situación del trigo, con quebranto para el rinde bajo del rango, complica el resultado de la secuencia trigo/soja, que sólo alcanzando los rindes más altos del rango en ambos cultivos logra superar los resultados de un maíz de 80 qq/ha.

Para siembras en campo arrendado, la proyección muestra quebranto para todos los cultivos para los rindes bajos del rango que se muestra. El trigo ostenta un importante quebranto que sólo sería posible revertir con rindes de 45 qq/ha. El rinde de indiferencia para cubrir costos totales es de 34,5 qq/ha en soja de primera, de 20,9 qq/ha en soja de 2ª, y de 89,5 qq/ha en maíz.

El mercado disponible para trigo y maíz muestra un importante diferencial en el precio respecto del FAS teórico, que es mayor a 50 u$s/tn en trigo y supera los 70 u$s/tn en maíz. Las operaciones para pago de insumos en canje por estos granos están frenadas y afectan al normal funcionamiento de la cadena comercial. La solución de fondo pasa por la liberación de exportaciones, que generará competencia genuina entre exportadores y consumo interno, y activará el aumento de la superficie sembrada, la producción y la exportación en estos cultivos.

Fuente: Márgenes Agropecuarios

 

Temas en esta nota